jueves, 30 de noviembre de 2017

El problema es el indio no la flecha

Hace unos días fui invitado a un programa de televisión para hablar sobre la economía colombiana, cómo estaba y sus perspectivas. Éramos cuatro expositores y dos tenían una clara tendencia de izquierda. De hecho, uno trabaja en la UTL y el otro es asesor del congresista del Polo Democrático Jorge Enrique Robledo. 

Es una realidad que estos sectores de izquierda han venido copando espacios dentro de los medios de comunicación. Aunque el discurso es simple, ha venido calando y han logrado -con base en mentiras- meternos en una vaca loca. Sobre esto les contaré más adelante, pero es cierto que no aguantan un rifirrafe porque lo que pregonan, como bien lo dijo un tuitero, es una película que están dando en Venezuela y que no tiene un final feliz. 

En general, reniegan del modelo económico, dicen que colapsó y que toca cambiarlo. El problema que tienen es que cuando se les pregunta a qué modelo nos debemos ir, no tienen respuesta. No existe en el mundo actual un ejemplo de una economía cerrada que esté dando buenos resultados. Es claro que tenemos el modelo económico correcto, pero no siempre tenemos los dirigentes idóneos para manejarlo.

Dicen también que debemos prácticamente acabar con los tratados de libre comercio porque estos están acabando con la economía y con la industria nacional. Tienen una mirada obtusa acerca del tema que niega la naturaleza de los tratados y su doble vía donde, por un lado, llegan productos al país en mejores condiciones de precio y calidad de productos en los cuales no somos eficientes o especialistas y, por el otro, podemos vender al mundo los bienes y servicios en los que somos buenos. No se deben proteger ineficiencias, más bien debemos hacer los estudios necesarios para no gastar pólvora donde no se necesita y fomentar los productos donde somos eficientes y tenemos capacidad de generar valor. La globalización no tiene reversa, el que piense que sí, vaya un ratico a visitar Corea del Norte.

Reniegan de la inversión extranjera. La consideran como el diablo cuando esta es la mayor fuente que puede tener el país para su desarrollo y su crecimiento. Si no llegan recursos frescos es complicado generar los puestos de trabajo que requerimos, el problema que tenemos hoy es que Colombia no es competitiva tributaria ni salarialmente para que llegue esta inversión, y lo que está llegando es en su mayoría capitales golondrina y para sector minero o energético, hace bastante no recibimos recursos frescos para nuevas industrias o compañías.

Encontraron el mejor caballo de batalla en la minería donde tenemos unas grandes deficiencias en el control por parte del Ministerio del Medio Ambiente. Desafortunadamente, ha habido problemas de contaminación. Se aprovecharon de esto para convencer a poblaciones a cerrar minas y canteras en los municipios vía consultas populares. Prohibir la minería legal solamente le abre la puerta a la minería ilegal y esta minería sí es contaminante en extremo, es manejada por grupos al margen de la ley y no genera ingresos a los municipios. Lo que debemos hacer es fomentar la minería legal con buenos estándares de vigilancia y compromisos de estas compañías para no contaminar y cuidar el medio ambiente. Existen muchos países donde la ecología y el cuidado de los recursos naturales conviven con la minería.

La factura de la prohibición de la minería vía consultas populares termina generando un alto costo para el país. Por un lado, dejamos de aprovechar nuestros recursos naturales para generar divisas, recolectar impuestos de las compañías y generar nuevos empleos, por el otro, hay que pagar las demandas que ponen estas empresas a la nación por cuenta de terminar las licencias otorgadas.

Como vemos, debemos estar atentos a los cantos de sirena de la izquierda, del populismo y de otros supuestos modelos económicos que claramente no funcionan. Como van las elecciones, hoy no existe ningún candidato que tenga la fuerza necesaria para llegar al poder solo. Las alianzas serán el pan de cada día y el “dime con quién andas y te diré quién eres” será fundamental para definir el voto. No podemos apoyar a candidatos que sean respaldados por estos populistas porque algo han pactado a cambio. Nuestro país está en riesgo y no es el momento de ensayar, sino de recuperar el rumbo que se perdió hace más de siete años.

http://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/el-problema-es-el-indio-no-la-flecha-por-jose-santamaria/252774?utm_source=newsletter&utm_medium=mail&utm_content=dinero&utm_campaign=2017_11_24

La economía colombiana alcanzó el punto de quiebre?

La pregunta que muchos se hacen hoy es si la economía ya empezó a repuntar y se está alejando de la zona de estancamiento. ¿Hasta dónde llega realmente la recuperación?

 
Juan José Echavarría, Gerente del Banco de la República y Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda. 

El pasado 15 de noviembre, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) anunció que la economía colombiana había alcanzado un crecimiento de 2% durante el tercer trimestre de este año.

La noticia fue celebrada por el gobierno nacional, pues el propio ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, señaló que se trataba de la primera etapa de una nueva fase de recuperación. Anunció que su pronóstico de crecimiento para el último trimestre de este año es cercano a 2,5% lo que implicará una revisión a la baja de la proyección oficial para todo 2017 desde 2% a 1,8%, al tiempo que ratificó su estimación de 3% para el próximo año.

Según las cuentas del Gobierno, el país está entrando nuevamente en una tendencia de crecimiento que lo llevaría al nivel de su potencial; esto es, alrededor de 3,5%.

De esta noticia solo se puede derivar una conclusión: que Colombia va a completar un ciclo de cuatro años continuos de desaceleración y aún muchos no pueden responder con certeza si ya se tocó fondo. Por eso vale la pena hacer un análisis sobre las cuentas oficiales para determinar si el Gobierno está cantando victoria demasiado temprano o si, por el contrario, definitivamente el país está viendo la luz al final del túnel, luego de un ajuste largo y doloroso, pero necesario, tras el mayor golpe externo y fiscal en la historia de Colombia.

Los resultados

Según Mauricio Hernández, investigador de BBVA Research, las cifras de crecimiento reveladas por el Dane muestran resultados heterogéneos. “Es claro que la agricultura está liderando la recuperación; sin agricultura el crecimiento del trimestre hubiera sido 1,6%”, señaló el experto.

Al mirar la minucia de las cifras, se encuentra igualmente que las edificaciones, aunque caen, ya muestran señales positivas en vivienda. “Había sobreoferta que se ha venido reduciendo y se va a seguir mermando en oficinas y locales comerciales. El segmento está respondiendo bien a las señales de mercado y los inventarios están disminuyendo”, comentó.


Foto: Juan Pablo Espinosa, Director de Investigaciones Económicas de Bancolombia y Mario Hernández, investigador de BBVA Research

Para el economista es claro que esto pone en evidencia el efecto positivo de la política sectorial que apenas se está consolidando y que probablemente va a mostrar mejores resultados en el futuro próximo. Se refiere a los subsidios no solo para las Viviendas de Interés Social (VIS), sino para las viviendas de hasta $320 millones.

Para el BBVA hay un evidente cambio de tendencia sobre el inicio de un proceso firme de recuperación. “Estamos en un punto de inflexión”, señaló Hernández.

“Sin embargo, lo que también estamos diciendo es que esa recuperación va a ser muy lenta y que puede tener algunas volatilidades en el intermedio”, enfatizó.

De esta forma, pone en evidencia que hubo un efecto base estadístico del tercer trimestre, que sin lugar a dudas ayudó a que las cifras fueran mejores. “Para el cuarto trimestre y para los demás trimestres habrá un menor impulso estadístico”, comentó al señalar que el tercer trimestre de 2016 fue el peor de los últimos años por cuenta del paro camionero.

El ministro Cárdenas, al ser consultado sobre el tema, señaló que el efecto estadístico no fue tan significativo. Para él, julio de 2016 fue un mes malo y eso hizo que julio de este año mostrara indicadores de crecimiento mejores. Sin embargo, agosto del año pasado fue muy buen mes, mientras que agosto de 2017 decepcionó y eso hizo que el efecto comparativo se diluyera entre ambos trimestres. Por esta razón, el Gobierno considera que las cifras muestran un real proceso de recuperación, porque, en el agregado, el tercer trimestre de 2017 fue mejor que el del año pasado.

Por sectores es claro que el agro y el turismo están mostrando muy buenas cifras. El agro se destaca por el crecimiento registrado en la producción de café, que superó 20%. En servicios financieros sobresale lo que ocurrió con la intermediación financiera, pues es el segmento que más creció; esto se refiere al núcleo del negocio bancario: prestar dinero, lo que muestra que la actividad de crédito sigue resultando rentable.

En servicios sociales se destaca la administración pública que también mostró una dinámica importante. Las razones son diversas. Primero, el comportamiento de la inversión pública evidencia el efecto positivo de la reforma tributaria, pues fue posible realizar una adición presupuestal para aumentar la inversión en todos los niveles del Estado. A esto se suma la mayor ejecución en las regiones y la aceleración del gasto por cuenta de la llegada de la ley de garantías, que imponía un límite a la inversión de una buena parte de los recursos públicos asignados por la vía de la contratación directa.

Por otra parte, sigue siendo preocupante lo que está pasando con la manufactura colombiana, que en medio de un proceso importante de devaluación no ha mostrado resultados. En el tercer trimestre cayó 0,6% y en el año corrido el negativo ya llega a 1,2%.

El aumento en el precio del dólar no solo genera un incentivo para las exportaciones, sino que crea un piso para los precios importados, lo que favorece la producción nacional. Aun así, muchos segmentos industriales no han mostrado repuntes y, por el contrario, han seguido cayendo, como en el caso de textiles y confecciones.


Riesgos y oportunidades

Este panorama fue lo que llevó a muchos centros de análisis a coincidir con el Gobierno en que lo que está viviendo el país es un proceso de recuperación. Así lo vieron los grupos de investigaciones del Banco de Bogotá y de Bancolombia, que señalaron claramente que este es un proceso de recuperación evidentemente lento, pero de mejoría.

“Lo que caracteriza a la economía es un proceso de recuperación y precisamente este dato de 2% lo que hace es confirmar esta perspectiva de una reactivación a paso lento y del inicio de la convergencia del crecimiento de la economía hacia su nuevo nivel de largo plazo entre 3% a 3,5%”, explicó Camila Díaz, del departamento de Investigaciones del Banco de Bogotá, durante una videoconferencia donde se explicaron las cifras reveladas por el Dane.

El departamento de investigaciones económicas de Bancolombia, que dirige Juan Pablo Espinosa, se sumó a estas voces y en su informe sobre los resultados del PIB explicó que “6 de las 9 actividades productivas registraron expansiones en términos anuales. Entre estas destacamos el comportamiento de la agricultura, que creció 7,1% anual gracias al desempeño del cultivo de café. Los sectores financiero y de servicios sociales continuaron entre los líderes del crecimiento, aunque comienzan a ceder protagonismo”.

Lo que queda en evidencia es que este proceso de recuperación es apenas incipiente y necesita de seguimiento permanente por parte de las autoridades para que las decisiones de política permitan consolidar la tendencia.

Los riesgos son evidentes. El Emisor, en su más reciente Informe de Inflación señala que “hacia adelante, aumentos no anticipados en el costo de financiamiento externo, caídas abruptas en el precio de los principales bienes básicos que exporta el país, o niveles de confianza de los hogares y/o de las empresas persistentemente bajos, son los principales riesgos que enfrenta la recuperación económica del país”.


La estabilidad macro va a estar condicionada en buena medida por el comportamiento de los precios del crudo, la situación de tasas en los Estados Unidos y los niveles de confianza general del consumidor en Colombia, que han mostrado una particular reticencia y ya completan dos años en niveles negativos.

Las otras variables claves son el despegue de las vías 4G, que se aplazó a lo largo de este año por cuenta de los líos que abrieron los escándalos de corrupción como el de Odebrecht y la recuperación económica de socios comerciales importantes de Colombia, como Estados Unidos y los países europeos.

Lo anterior podría jalonar aún más las exportaciones, que ya empezaron a responder. Según Hernández, de BBVA Research, “si quitamos petróleo, café, níquel, carbón –es decir las tradicionales– más oro y esmeraldas, las exportaciones crecieron más de 25%, lo que es una señal clara de recuperación y va en línea con la evidencia de que los socios comerciales se empiezan a recuperar”.

Para el analista, Estados Unidos, Europa y América Latina van a mostrar mejores cifras el próximo año, así que por el lado del balance externo es congruente esperar buenos resultados.

El consumidor

Uno de los indicadores que más ha dejado sorprendidos a los expertos es el de las expectativas del consumidor, pues lleva prácticamente dos años en terreno negativo y no se ha recuperado hasta el momento. Este indicador merece un análisis por separado; pues, todo indica que es el que puede explicar buena parte del comportamiento atípico que ha mostrado la economía; esa resistencia a salir del fondo del estancamiento. En la más reciente encuesta de confianza del consumidor hay motivos de preocupación de sobra.

Según Fedesarrollo, el indicador volvió a retroceder en octubre a un balance de -10,6 puntos ,frente al -10,3 de septiembre. De los componentes del índice, el más crítico es el Índice de Condiciones Económicas (ICE) que registró un balance negativo de -17,5, el resultado más negativo de los últimos cinco meses. El Índice de Expectativas de los Consumidores (IEC), por su parte, mostró un balance de -6 puntos, que es el más favorable de los resultados de este año.

La primera conclusión es que la brecha entre lo que perciben los consumidores que está pasando con sus hogares y lo que perciben que está pasando con el país aumentó considerablemente en las últimas mediciones.

Aun así, Mauricio Hernández, de BBVA Research, destaca un punto clave del análisis. “Lo positivo es que, a pesar de que la confianza es negativa, se explica más por el componente país que por el componente hogar”.

El BBVA hizo un ejercicio para desagregar el indicador y mostró un resultado sorpresivo. “Cuando uno descompone las preguntas ‘país’ y luego separa ‘hogar’ y promedia, la confianza de hogares lleva dos meses en positivo: septiembre y octubre”, señaló.

En general, lo que se puede percibir es que la confianza del consumidor ha estado afectada por una percepción de incertidumbre generalizada sobre el futuro del país. Si bien esa sensación tuvo como origen el profundo ajuste que debió infligirse a la economía en los últimos cuatro años, hay otro factor que incide mucho: la incertidumbre política e institucional originada por el profundo cambio que ha tenido el país recientemente, con la desmovilización del más antiguo grupo guerrillero.

En términos generales, el colombiano promedio aún no sabe qué pensar sobre el futuro del país. Hasta no hace mucho tiempo, el conflicto formaba parte natural de la ecuación sobre lo que le esperaba a Colombia; un dato duro que hacía parte del diagnóstico general: Colombia era un país en guerra.

En un escenario sin conflicto y con uno de los actores participando en política, la ecuación cambió radicalmente. De esta forma, la gente no solo tiene que resolver la pregunta de cómo va su hogar, sino resolver un galimatías: para dónde va el país. Esa pregunta no tiene respuesta aún y, por eso, es más fácil anticipar lo peor; de ahí el profundo escepticismo sobre lo que viene para la Nación, pues esa pregunta aparentemente no tiene respuesta aún y no la va a tener en el mediano plazo.


“Las variables de país llevan al consumidor a tomar unas decisiones de gasto más lentas. Pero no son tan definitivas ni tan importantes como las variables de hogar que ya son positivas y que generarían un impulso al alza en el consumo”, dice Hernández.

Así, apenas empiecen a quedar en claro ciertas cosas (como, por ejemplo, que la estantería económica no se desbarató, que el desempleo no seguirá aumentando, cuál será el nuevo Presidente de la República o cómo quedará conformado el Congreso) el consumidor empezará a pisar terreno más firme y a modificar su cautela de gasto.

Es de esperar que si hay un cambio en las perspectivas del consumidor, la economía va a recibir un importante impulso, pues el consumo representa cerca de 60% del PIB colombiano. Cabe recordar que la reducción en tasas de interés por parte del Banco de la República y la menor inflación aumentaron la capacidad de compra de los hogares. Este año el IPC va a terminar alrededor de 4%, lo que contrasta con una inflación cercana a 9% a mediados del año pasado. Además, no tendremos un ‘efecto IVA’ como el de la tributaria del año pasado.

El banco Itaú percibe que el consumo habría tenido una recuperación en el tercer trimestre. Estos datos van a quedar corroborados apenas el Dane divulgue los resultados del PIB por el lado de la demanda.

Según Itaú, “estimamos que el crecimiento de 2% del tercer trimestre de 2017 estuvo soportado en una mayor demanda interna (2,3% vs. 1,9% del segundo trimestre), explicada en gran medida por una recuperación de la inversión (2,4% en el tercer trimestre vs. 1,4% en el segundo trimestre) y un gasto público dinámico (3,9% en el tercer trimestre vs. 4,2% en el segundo trimestre). Adicionalmente, el consumo de los hogares se habría acelerado en el tercer trimestre, en línea con la modesta recuperación del comercio durante el mismo periodo. Así las cosas, por tercer trimestre consecutivo la demanda interna crecería a una tasa más elevada que la del PIB total, en la medida en que el sector externo estaría restándole al crecimiento. Las importaciones habrían seguido creciendo a tasas positivas, mientras las ventas externas continuarían anotando variaciones anuales negativas”.

En el fondo, la gran esperanza para que pronto el crecimiento repunte hasta su potencial es el consumo de los colombianos, sobre eso no debe haber equivocación; el resto de variables son muy importantes para el mediano y largo plazo, pero en la actual coyuntura todos los esfuerzos de la política económica deben estar dirigidos a mejorar la confianza de los compradores colombianos.

La economía nacional sigue enfrentando enormes desafíos. Sin embargo, no es un error afirmar que lo peor pasó y que definitivamente se nota un cambio de tendencia. Si bien es necesario continuar el ajuste, las miras deben estar enfocadas ahora hacia un nuevo mantra: crecer, crecer y crecer.

Esa posibilidad está asociada a que tanto los inversores como los consumidores empiecen a notar que los heraldos negros de las catástrofes institucionales y económicas no tenían razón; que el país ha logrado enfrentar el más grande ajuste externo y fiscal de su historia sin caer en recesión y que esto es evidencia de que la economía colombiana está en capacidad de responder adecuadamente a las graves pruebas que impongan los tiempos.

Avanza el turismo

Uno de los sectores que mejores resultados ha venido mostrando es el de turismo. Según las más recientes proyecciones del Banco de la República, los turistas que llegan a Colombia generarán este año cerca de US$6.000 millones. Visto así, esta actividad no solo agrega valor para el país, favoreciendo las cifras de crecimiento, sino que ayuda a reducir el déficit en cuenta corriente, que era una de las principales preocupaciones de las autoridades y los expertos sobre la situación económica de Colombia. La tendencia tiene dos explicaciones: el proceso de devaluación, que hace a los destinos turísticos criollos más baratos que los de otros países y, sin lugar a dudas, el proceso de paz, que ha quitado al país de las alertas de violencia.

Ganando terreno

El análisis sobre el sector agrícola tiene dos facetas. La primera es que los productos tradicionales como café, banano y flores están disparados, tanto por cantidades como por precios. Esto último, porque los exportadores están recibiendo más pesos por cada dólar de producto exportado. Eso explica que las ventas externas agrícolas mostraran un crecimiento de 18,6% en septiembre pasado, alcanzando un valor de US$622 millones. Pero otros productos también vienen mostrando buena dinámica. Según el Dane, la rama de otros cultivos agrícolas crece 6%, y allí se destacan los cultivos permanentes con 10%y la producción pecuaria y de caza crece 5%, con cifras relevantes en leche sin elaborar (9,6%) y aves de corral (8,5%). Cereales, tabaco y caña de azúcar son cultivos con crecimientos importantes. En estos casos, sin embargo, no ha habido aumentos en las exportaciones.

La banca, titular

El sector financiero sigue mostrando solidez. La intermediación financiera creció 6,8%. Eso es lo que explica que el sector de establecimientos de crédito haya crecido 3,2%. Lo que pone en evidencia este indicador es que el negocio bancario ha venido afinando la productividad de la columna vertebral de su negocio (captar y prestar dinero) lo que le ha permitido aumentar sus niveles de valor agregado. Según el más reciente informe del sistema financiero producido por la superintendencia del ramo, “los activos totales del sistema financiero ascendieron a $1.528 billones al cierre de septiembre de 2017, correspondiente a un crecimiento real anual de 7,6%, comportamiento que permitió alcanzar un índice de profundización frente al PIB de 171,6%”. Según el gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría, se está empezando a notar un incremento importante de nuevos clientes del sistema financiero.

http://www.dinero.com/edicion-impresa/pais/articulo/economia-colombiana-alcanzo-el-punto-de-quiebre/252654?utm_source=newsletter&utm_medium=mail&utm_content=dinero&utm_campaign=2017_11_24

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Corrección inmobiliaria: ¿por qué su casa no vale tanto?

El sector inmobiliario está evidenciando una corrección: lo que los dueños de los inmuebles creen que vale su propiedad no es lo que el mercado quiere pagar. ¿Qué está pasando?

 

Diana y Jonathan llevan cinco meses vendiendo su apartamento ubicado al occidente de Bogotá. Empezaron la tarea convencidos de que su vivienda valía $500 millones. Recibieron muchas visitas, la mayoría ofreciendo permutas por otros predios o vehículos y muy pocos con el dinero en efectivo. Lo que sí parecía ser una tendencia era que muchos de los potenciales clientes consideran que el precio está alto, a pesar de que el apartamento se encuentra ubicado en una zona de alta valorización que acaba de estrenar centro comercial y que va a tener más construcciones en los próximos meses. Por eso Diana y Jonathan decidieron bajar en 5% su aspiración, pero todo indica que tal vez eso no sea suficiente.

Este caso no es aislado y ya parece una tendencia en el mercado inmobiliario: muchos propietarios se estrellan con el hecho de que los compradores no están dispuestos a pagar a los niveles de precio que los vendedores aspiran, lo que demora las transacciones.

Si bien no es posible generalizar, porque todo depende de la ciudad, el estrato y el uso de la propiedad, es claro que hay un ajuste en el mercado que está llevando los precios más abajo de lo que los propietarios de viviendas, locales o bodegas están esperando.

¿Qué tan malo es esto y qué tan preocupados deberíamos estar por el futuro de este importante segmento de la economía?

“Actualmente el mercado inmobiliario esta experimentando una corrección entre la oferta y la demanda debido a que a nivel nacional se estaba presentando una sobre oferta de inmuebles de estratos altos y oficinas, inmuebles que contaban con un metro cuadrado a un precio muy elevado”, explicó María Clara Luque, presidenta de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas).

La misma impresión tienen los empresarios del sector. “Nosotros estamos viendo que los precios en el estrato 6 se están corrigiendo. Están respondiendo a la demanda que hay por bienes de esa naturaleza al precio que corresponden. Lo que hay es una corrección natural de precios en el mercado inmobiliario que responde al ciclo que estamos viviendo”, aseguró José Miguel Echenique, managing director de Engel & Völkers Colombia, inmobiliaria especializada en bienes de estrato alto.

Claramente no se trata de una situación de crisis, sino de corrección, pues lo que vienen mostrando las cifras es que la demanda por estos bienes sigue dinámica.

De hecho, según Echenique, su compañía ha venido creciendo y la demanda de clientes por propiedades de su portafolio se ha comportado con normalidad debido principalmente a la amplia oferta de inmuebles a la venta. “Teniendo en cuenta estos factores y la baja constante de las tasas, podemos señalar que estamos en presencia de un mercado muy favorable para los compradores”, comentó Echenique.

Es la misma sensación que tiene Gabriel Parra, presidente RV Inmobiliaria, quien ratifica que no hay un problema de demanda, ni el país está cerca de una crisis con su sector inmobiliario.

Según explica, “de hecho, el mercado se ha venido comportando bastante bien y estamos creciendo, prueba de ello es que hemos abierto tres nuevas oficinas, por cuenta del buen desempeño en estratos 3 y 4”.

Reconoce sí que hay una corrección, porque “la realidad es que la oferta es amplia y hay propietarios que se quedaron con los precios de hace 3 años. Es necesario que muchos tengan que ajustar sus aspiraciones entre 10% y 20% a la baja”, señaló.

Esa es la clave de la actual situación; pues, claramente, el mercado se sigue moviendo, pero todavía los propietarios piensan que su vivienda tiene los mismos precios del pasado. Eso puede representar una equivocación. Aquí es donde cabe diferenciar entre los tipos de propietarios: aquellos que compraron por inversión o aquellos que compraron para vivir y ahora quieren vender.

En el primer caso, es posible que puedan darse el lapo de no vender en las actuales circunstancias y esperar a que la corrección se dé; lo natural en el mercado inmobiliario es que los precios sigan al alza en el largo plazo. Sin embargo, para aquellos que quieren cambiar de vivienda ahora mismo o tengan urgencia por vender, para hacer otro tipo de inversión, lo más probable es que tendrán que reducir sus expectativas.

El asunto parece más agudo en el caso de los inmuebles destinados a uso comercial o industrial, como locales, oficinas y bodegas. En estos casos, parece ser que todos los precios están con tendencia a la baja, pues el inventario en el mercado es muy amplio.

“Actualmente hay una sobreoferta de oficinas que influye directamente en los precios del metro cuadrado para arriendo y venta. Con respecto a las bodegas y locales, se evidencia un mercado estable debido a que tienen una demanda constante y hay una mayor estabilidad contractual, puesto que los contratos se pactan a largo plazo”, explicó Luque, de Fedelonjas.

Eso lleva a que los precios de los arriendos tengan presión a la baja y que muchos arrendatarios hayan podido reducir su canon mensual, pues la oferta es amplia.

El sector inmobiliario viene mostrando una reducción de precios. La clave está en que las personas se asesoren adecuadamente para tener ofertas que respondan al momento del mercado; es hora de hacer mucho análisis antes de cerrar los negocios.

http://www.dinero.com/edicion-impresa/pais/articulo/correccion-de-precio-en-el-mercado-inmobiliario/252656?utm_source=newsletter&utm_medium=mail&utm_content=dinero&utm_campaign=2017_11_24

Esta es una opción desde $1 millón para invertir en mercados internacionales

Poner a trabajar el dinero es una buena opción, siempre y cuando se tenga claro el riesgo de la inversión que se asume y un capital disponible para aprovechar. Esta alternativa es para personas arriesgadas y con ganas de recibir rentabilidades a largo plazo.

 

En varias ocasiones le hemos hablado de lo importante que es poner a trabajar su dinero para incrementar sus ingresos y tener una forma de sobrevivir en su futuro. Antes de aventurarse con cualquier opción, lo primero que debe hacer es asesorarse y educarse financieramente, porque si usted no ahorra, no sabe manejar sus deudas y gastos fijos, difícilmente se podrá arriesgar con una inversión y a la vez tener un control permanente sobre ellas.

Aunque parezca sencillo poner a trabajar un dinerito extra para obtener ganancias a corto o largo plazo, el proceso resulta un poco complicado, pues a pesar de que hay un tercero en una comisionista de bolsa, en una fiduciario o en otro tipo de entidad administrando y gestionando su inversión, usted debe tener muy claro en qué está metido, qué posibilidades tiene de perder o ganar dinero y por qué el ‘broker‘ encargado de su cuenta toma ‘x o y’ decisiones.

Usted dirá: “él es el experto, él verá lo que hace”. Pero esta no puede ser su posición, como mínimo debe saber qué sucede con los movimientos, finalmente es su plata y el que pierde o gana es usted, nadie más. Incluso hay aplicaciones web que le permiten llevar un control en tiempo real de sus productos, por eso, su tarea principal es ‘no dormirse en los laureles’ y hacer parte de la estrategia de inversión. 

Para invertir hay varias alternativas y si usted busca en internet seguro le saldrá más de una opción, sin embargo, la pregunta del millón sigue siendo: ¿cuál es la ideal para mi? La respuesta a ello o mejor la solución es una autoevaluación con ayuda por su puesto de un experto, pues usted debe analizar, según su edad, su capital y su tipo de riesgo. 

La opción que le vamos a describir en este artículo, va dirigida para las personas más atrevidas, aquellas que no son temerarias, que no huyen a la primera señal de pérdida o amenaza y que no esperan tener rentabilidades de inmediato sino que más bien a largo plazo. 

Se trata de los Fondos Globales, uno de los muchos fondos de inversión que manejan varias fiduciarias. Estos fondos invierten tanto en renta fija como en renta variable, sin embargo, la diferencia puntual con los demás fondos, es que no tienen una política de inversión definida, debido a que los corredores tienen la plena libertad de fijar los porcentajes que van a invertir en renta fija o variable, la moneda en que estarán los activos y la distribución geográfica de la inversión. 

Las maniobras que hagan los expertos depende de la situación económica, ya que si los movimientos del mercado son favorables se puede invertir en las opciones de mayor rentabilidad, como lo son la renta variable. Este tipo de renta cuenta con mayor riesgo, pero generan mayor rentabilidad y para que funcionen se debe actuar con mayor rapidez. 

¿Cómo funciona y quiénes pueden invertir?

De acuerdo con Mauricio Wandurraga, gerente general de BBVA Fiduciaria, estos fondos de inversión están gestionado por un equipo experto que busca las mejores opciones de inversión, principalmente entre instrumentos de deuda y renta variable alternando dichos activos dependiendo de las condiciones vigentes en el mercado.

Por otro lado, agrega que el rango en el que puede variar las inversiones en instrumentos de deuda será entre un 0% y un 30% y el de renta variable, entre un 70% y un 100%, lo cual permite un mayor equilibrio cuando haya una elevada volatilidad y así poder proteger la inversión aumentando la participación en títulos de renta fija o aprovechar los momentos de mercado más favorables aumentando la exposición en títulos de renta variable.

Adicionalmente, asegura que este tipo de inversiones en el exterior están dirigidas principalmente a las personas naturales que tienen un perfil de riesgo agresivo y que no necesitan disponer de su inversión en el corto plazo, que soportan cambios en el valor de su inversión, siempre que esto redunde en la obtención de una rentabilidad por encima de la inflación. Aunque las personas jurídicas que deseen también pueden invertir. 

¿Cuáles son las rentabilidades?

De acuerdo con Carterascolectivas.co, en el plazo de 3 meses y con corte al 22 de septiembre de 2017, la cartera de la categoría Fondos Globales que alcanzó la mayor rentabilidad en ese lapso fue Credicorp Fonval Global Estructurado V con una rentabilidad de 10,86% a 3 meses, seguido por Compass Small Caps Andino que alcanzó 10.51% en el mismo tiempo. 

En cuanto a los Fondos Globales de tipo renta variable según la sociedad administradora, las rentabilidades anuales fueron, en lo corrido de 2017 y durante los últimos tres años fueron: 


Wandurraga, subraya que cuando una persona invierte en este tipo de fondos debe fijarse más que en la rentabilidad a corto plazo, en la de largo plazo, ya que, las ganancias se ven con el tiempo, no con la volatilidad del momento.

Y es que, como se explica en Carterascolectivas, la particularidad que poseen los fondos de esta categoría es que adicional al riesgo de mercado están expuestos al riesgo de la tasa de cambio ya que gran parte de los activos que subyacen en sus portafolios están denominados en divisas. 

La opción para invertir desde $1.000.000

1. Fondo Global Acciones - Credicorp 

Horizonte de inversión: superior a dos años

Inversión mínima: $1.000.000

Plazo de permanencia: 15 días

Penalidad por retiro anticipado: 0.1%



Comisión: 2.0%

2. Fondo Global Fondos Inmobiliarios - Credicorp

Horizonte de inversión: superior a dos años

Inversión mínima: $1.000.000

Plazo de permanencia: 15 días

Penalidad por retiro anticipado: 0.4%

Comisión: 2.0%

3. Fondo es administrado por la Fiduciaria del BBVA, y se llama BBVA Balanceado Global, sus características son las siguientes. 

El monto mínimo de inversión: $5 millones 

La liquidez del fondo funciona así:
Se cuenta con un período mínimo de permanencia de 30 días, pasado este periodo se puede realizar el retiro en los siguientes 3 días hábiles de preaviso. 
La sanción o penalidad por retiro anticipado al pacto de permanencia 30 días será 1% del valor de la redención. 
Una vez solicitado el retiro, se realizará el pago efectivo por parte de la Sociedad Administradora dentro de los 5 días hábiles siguientes del día de la solicitud por parte del inversionista.

Rentabilidad: 

Último mes: 30.71%

Últimos seis meses: 13.845

4. Fonval Global Estructurado II - Credicorp

Horizonte de inversión: superior a dos años

Inversión mínima: $20.000.000

Plazo de permanencia: 1 año

Penalidad por retiro anticipado: 2.0%

Comisión: 1.50%

5. Fonval Global Estructurado V - Credicorp

Horizonte de inversión: superior a dos años

Inversión mínima: $20.000.000

Plazo de permanencia: 1 año

Penalidad por retiro anticipado: 1.0%

Comisión: 1.50%

http://www.finanzaspersonales.co/ahorro-e-inversion/articulo/fondos-de-inversion-como-funcionan-los-fondos-globales/74482?utm_source=newsletter&utm_medium=mail&utm_content=finanzaspersonales&utm_campaign=2017_11_24

martes, 28 de noviembre de 2017

Esta demanda impedirá que abusen del horario de las empleadas domésticas

Jornadas de más de 8 horas de trabajo serían inconstitucionales, como es perfectamente normal en otras actividades. El tema está en discusión en la Corte Constitucional.

 

Los trabajadores se quejan mucho de las largas jornadas laborales y con razón, porque lo normal para el cuerpo es aguantar un ritmo de 8 horas diarias de actividades. Hacerlo por más tiempo comienza a tener consecuencias para la salud, como ha sido descrito ampliamente por diferentes investigaciones científicas. 

Es más, según la fundadora del Instituto de Psicología y Pedagogía Positiva (IPP), Guadalupe Gómez Pezuela, las largas jornadas de trabajo, sumada a otros factores como la lejanía al hogar con el sitio donde se realizan las actividades del día, afectan el desempeño del colaborador y provocan ausentismo y baja productividad. 

Por eso, mire si usted está expuesto a rutinas de más de las 8 horas al día, más de las 48 horas semanales, está en riesgo no solo de afectar el rendimiento, también la salud. Ahora, traslade el tema a las personas que usted tiene a cargo ¿Cree que no tiene? Pues mire si a su casa va una empleada del servicio a trabajar para organizarle su casa o apartamento. 

Y si hace que trabaje por más de las 8 horas al día, entonces usted podría ser sujeto de una demanda, si la persona que tiene a cargo no quiere ser tan severo con usted, al menos podría ponerle una queja en la Oficina de Trabajo, entidad del Ministerio del mismo ramo. Esto lo mencionamos porque precisamente se busca acabar con una norma del Código del Trabajo que está demandada en la Corte Constitucional. 

La demanda traería beneficios a las empleadas domésticas, porque eliminaría un artículo de la citada Ley, según la cual estas empleadas “no podrán tener una jornada superior a las 10 horas diarias”. Precisamente, la Asociación de Empleadas Domésticas de Bogotá, junto con la representante de Alianza Verde, Angélica Lozano, interpuso la acción judicial que busca tumbar esa frase. 

Si la acción es favorable a los intereses de las profesionales domésticas, se acabaría el abuso de contratar personal sin el reconocimiento de sus derechos laborales. Ya se han logrado algunos avances en la materia, como el pago de auxilio de transporte y la correspondiente prima de servicios. Pero hoy, las señoras que ejercen esta actividad, muchas veces llegan, cuando son externas, desde las 6:00 a.m. y salen a las 6:00 p.m. cansadas, sin aliento y a tomar un bus que las regrese a casa, muchas veces de pie e incómodas y al otro día, la misma historia. 

Según Hogaru, portal que se especializa en la contratación de profesionales de limpieza, las empleadas domésticas tienen derecho al pago de horas extra, obligación que el contratante no puede evadir así la persona de aseo no tenga un contrato. Siempre que haya una relación laboral con alguien, la empleada doméstica tiene derecho al reconocimiento de sus prestaciones: salario, primas, horas extra, etc. 

¿Qué busca la demanda?

Según Lozano, con la eliminación de este artículo se quiere mejorar las condiciones para una trabajadora doméstica y que sean iguales a la de las personas que se desempeñan en empleos como de oficina, trabajo industrial u otros servicios. La idea es que la carga laboral sea la misma para cualquier persona en Colombia, sin distingo de su actividad. 

De acuerdo a la congresista, en la práctica a las trabajadoras no se les está reconociendo su derecho a trabajar ocho horas y muchas veces exceden la jornada de 10, 12 o hasta 14 horas diarias, sin recibir un pago adicional. Más de un millón de mujeres estarían bajo estas duros requisitos y “muchas trabajan por el día y no se les están dando las condiciones laborales que requieren”, manifestó Lozano. 

En lo que expresó Lozano en un reciente artículo publicado por El Tiempo, la Corte ya había enfrentado hace casi 15 años un proceso similar por “desigualdad” en las condiciones laborales, pero falló en contra de las empleadas domésticas. “Esta vez sí va a pasar porque Colombia suscribió, en el 2011, un acuerdo internacional y una de las medidas es que la jornada sea igual que la de cualquier trabajador y que, si trabaja más, que le pague las horas extras, como a cualquier trabajador”, dijo Lozano. 

La representante se mostró confiada en que para el próximo año la Corte Constitucional haya fallado en favor de las empleadas domésticas. “Ya no hay una razón para esa discriminación”, afirmó.

No importa que usted le diga a una señora que vaya a hacerle el aseo a su casa o apartamento por algunas horas. El tema es que ellas tienen contrato verbal con usted y está bajo subordinación. Esta relación, donde hay horarios, responsabilidades y órdenes, hace que el contrato tenga validez y por ende se asumen obligaciones para las partes. 

Según Hogaru, del mismo modo que funciona con cualquier otro tipo de contrato laboral. Al tener un contrato laboral, las empleadas domésticas tienen derechos y los empleadores tienen obligaciones, las cuales son las mismas que usted tiene con su propio empleador. 

Este es el artículo demandado

Artículo 162. 

Excepciones en determinadas actividades
Quedan excluidos de la regulación sobre la jornada máxima legal de trabajo los siguientes trabajadores:

a). Los que desempeñan cargos de dirección, de confianza o de manejo;

b). Los servicios domésticos ya se trate de labores en los centros urbanos o en el campo;

NOTA: El literal b) fue declarado CONDICIONALMENTE EXEQUIBLE por la Corte Constitucional mediante Sentencia C-372 de 1998, en el sentido de que los trabajadores domésticos que residen en la casa del patrono, no podrán tener una jornada superior a 10 horas diarias.

c). Los que ejerciten labores discontinuas o intermitentes y los de simple vigilancia, cuando residan en el lugar o sitio de trabajo;

d). Derogado por el artículo 56 del Decreto 1393 de 1970.
Modificado por el artículo 1o. del Decreto 13 de 1967. El nuevo texto es el siguiente: Las actividades no contempladas en el presente artículo sólo pueden exceder lo límites señalados en el artículo anterior, mediante autorización expresa del Ministerio del Trabajo y de conformidad con los convenios internacionales del trabajo ratificados. En las autorizaciones que se concedan se determinará el número máximo de horas extraordinarias que pueden ser trabajadas, las que no podrán pasar de doce (12) semanales, y se exigirá al empleador llevar diariamente un registro de trabajo suplementario de cada trabajador, en el que se especifique: nombre de éste, edad, sexo, actividad desarrollada, número de horas laboradas, indicando si son diurnas o nocturnas, y la liquidación de la sobreremuneración correspondiente.

El empleador está obligado a entregar al trabajador una relación de horas extras laboradas, con las mismas especificaciones anotadas en el libro de registro.

http://www.finanzaspersonales.co/trabajo-y-educacion/articulo/horas-extra-derecho-de-horas-extra-a-empleadas-del-servicio/74489?utm_source=newsletter&utm_medium=mail&utm_content=finanzaspersonales&utm_campaign=2017_11_24

Quiere ganar hasta $29 millones al mes? Prepárese para conseguir alguno de estos cargos


El sector económico, la región y el cargo son importantes al momento de escoger una alternativa que dé oportunidades de crecimiento salarial y profesional.  

La demanda y la oferta laboral al igual que muchos otros temas de interés en el país, varían de acuerdo a la situación económica, pues si los mercados son dinámicos y el país crece, habrá mayor probabilidad de empleo para todo el mundo, pero si las cosas se ponen difíciles, el bolsillo de los colombianos también tendrá que ‘llevar del bulto’ con las consecuencias.

Es lo que pasó este 2017 con la dura situación del país y con las decisiones que produjeron cambios importantes y que a la vez afectaron a las industrias colombianas. Sin embargo, para 2018 se espera que las cosas ‘pinten mucho mejor’. Según Miguel Nieto, “esperamos que todo se recupere porque venimos de diferentes reformas que seguramente frenaron el crecimiento del país, pero si hay inversión extranjera y la gente está mejor capacitada van a ver oportunidades laborales y económicas para todo el mundo”.

Lo cierto es que si usted quiere probar nuevos terrenos y mejorar su salario radicalmente a corto o largo plazo, debe tener en cuenta más que sus capacidades laborales, la situación económica del país. Revise cómo están ciertos sectores económicos y cómo están las remuneraciones según los cargos, esto le permitirá saber cómo se debe mover, en dónde y en qué se puede capacitar. 

Precisamente estos son los datos que en esta oportunidad le vamos a mostrar, ya que, incluso por regiones los ingresos pueden variar, o por lo menos esto es lo que muestra un análisis realizado por Adecco, compañía de recursos humanos, sobre 9.785 perfiles obtenidos durante 2016, con el cual realizaron una guía salarial que tiene como objetivo ofrecer una perspectiva de la situación de las principales regiones departamentos y ciudades, así como el levantamiento de los perfiles mejor pagados y más buscados del país. 

Las regiones que dan mejores salarios

El principal resultado según Miguel Nieto, es que de las siete regiones evaluadas (Caribe, Antioquia, Santanderes, Pacífico, Centro, Cundiboyacense y Llanos Orientales), “las que siguen liderando son la región central: Bogotá y Cundinamarca, que es donde realmente hay cargos de nivel directivo que más impactan a nivel nacional, esto no es un capricho, lo que pasa es que las compañías tienen sus corporativos o sus direcciones generales ubicadas en Bogotá, lo cual hace que los directivos trabajen en esta zona”. 

En las conclusiones del análisis, se incluye que es interesante observar que los mejores salarios se encuentren en la mayoría de los casos en las ciudades capitales, lo que demuestra una centralización económica, además de una preferencia empresarial por entablar vínculos comerciales con ciertas zonas en específico del país.

Otras regiones que destacan:


Región                         Ciudad

Antioquia                    Medellín
Valle del cauca            Cali
Bolívar                        Cartagena
Atlántico                     Barranquilla
Santander                    Bucaramanga

Sobre los salarios de las regiones, específicamente sobre los incrementos en la remuneración se ha hablado mucho, algunos sectores han puesto sobre la mesa, propuestas que exponen que sería mejor realizar incrementos diferentes por regiones y de acuerdo a la productividad de la zona. 

Al respecto Nieto, expone su posición: “yo no creo que deba haber un incremento diferente por regiones porque estamos en el mismo territorio nacional y la gente tiene las mismas capacidades, lo que debemos es legislar para país y no individual. Al final las personas si por ejemplo trabajan en neiva con un salario y después la trasladan a bogotá pueden sufrir un déficit en temas salariales, lo que debería buscar el gobierno es la posibilidad de que las regiones que se suponen son más reprimidas, trabajar en la competitividad a nivel global y mundial lo que permitirá contratar gente con mejores perfiles”. 

Las brechas salariales


Las brechas laborales entre niveles directivos y operarios son bastante amplias, pues los directivos ganan 11,8 veces más que los operarios. Lo más preocupante es que esto pasa en todas las zonas del país y en cualquier sector económico. De acuerdo con Nieto, las zonas más fuertes en este sentido son sobre todo la costa, el pacífico y la región central.

“Uno sí debería pensar en reestructurar obteniendo unos cargos más baratos, para poder manejar la operación y mantenerse a largo plazo. Sin embargo, las organizaciones son dinámicas y por eso lo que han hecho es innovar en paquetes de compensación, con por ejemplo bonificaciones agresivas y salarios emocionales”. 

Los cargos mejor pagados

En el análisis de Adecco se llega a la conclusión de que los cargos en las áreas comerciales han empezado a liderar como el sector que tiene mayor remuneración, por encima de los cargos en las áreas administrativas. Los cargos que resaltan en el área comercial son tales como: ventas, jefes, jefaturas, supervisores, gerencias o gerencias regionales. Mientras que el sector de hidrocarburos es el que más ha decaído.

Los cargos directivos con mayor remuneración están en Bogotá con salarios de hasta $29.000.000 y los cargos directivos menos remunerados están en Villavicencio con salarios de aproximadamente $4.600.000. En cuanto a los cargos operativos, se encontró que hay remuneraciones inclusive inferiores al mínimo con salarios cercanos a los $645.000, mientras que los operarios mejor pagados están en Cali, con salarios de aproximadamente $4.600.000





¿Cómo proyectarse para conseguir un mejor salario?


Las personas que quieren migrar a otras industrias deberían preocuparse por el tema salarial porque mejoran su calidad de vida, pero también deben tener en cuenta sus capacidades individuales y personales. Lo primero que debe hacer es preguntarse cuáles son las capacidades que le permitirían crecer en una industria, después mire qué competencias tiene y finalmente averigüe qué especialización le puede servir para ser experto en una rama o función y por supuesto cómo están remunerando dichas competencias en el sector público y privado.

Un consejo...

Miguel Nieto recomienda que las personas interesadas en aplicar a una nueva oferta, deben pensar en tener un perfil técnico y personal, deben tener conocimientos en el hacer, pero también deben ser capaces de trabajar en equipo y relacionarse porque esto es lo que exige un mundo moderno, globalizado y socializado.



http://www.finanzaspersonales.co/trabajo-y-educacion/articulo/empleo-cargos-y-empleos-que-pagan-muy-bien/74493?utm_source=newsletter&utm_medium=mail&utm_content=finanzaspersonales&utm_campaign=2017_11_24

lunes, 27 de noviembre de 2017

Algunos obstáculos competitivos

El panorama de la competitividad en las economías más desarrolladas parece mejorar cada vez más, mientras que Colombia permanece con los mismos rezagos. Aún es un desafío controlar aspectos tributarios y de infraestructura para que empecemos a avanzar en esa materia.

A finales de octubre se lanzó la décimo quinta versión del reporte Doing Business del Banco Mundial. Desde que se lanzó su primera edición, el ambiente regulatorio a nivel mundial ha tenido enormes cambios, en donde hay casos de economías que han mostrado extraordinarios avances, y otros considerables rezagos para facilitarle las cosas al sector empresarial.

De 190 economías evaluadas en este, Colombia apareció en el puesto 59, siendo la tercera nación de América Latina, conjunto a México (49), Chile (55) y Perú (58) se consolidaron los primeros puestos a nivel latinoamericano. Por otra parte, la lista a nivel mundial la lideró Nueva Zelanda y los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico - OCDE manifestó una mayor facilidad para hacer negocios.

El aspecto que más reflejó avance en las regiones menos desarrolladas, como África y América Latina, fue la implementación de sistemas electrónicos para facilitar las operaciones, aspecto que produce una enorme eficiencia gracias a la reducción de tiempo de los procesos y la reducción de la llamada carga burocrática. De igual forma, no cabe duda en que esto contribuye al manejo de prácticas regulatorias mucho más transparentes.

En el análisis nacional, Colombia retrocedió seis puestos por los efectos que han producido los impuestos. Las empresas de nuestro país gastan casi 239 horas por año pagando impuestos y tienen una de las cargas impositivas más altas sobre sus utilidades, correspondiente al 69,8%. Asimismo, no debemos olvidar que en Colombia los impuestos vienen más de personas jurídicas que de personas naturales, todo lo contario a lo que sucede en la OCDE.

En contraste, en Nueva Zelanda las empresas tardan alrededor de 140 horas al año para cumplir con todas sus obligaciones tributarias y tienen una tasa impositiva de 34,5% sobre sus ganancias. Obviamente, es un criterio que facilita la subsistencia de las empresas nacionales.

Sin embargo, yendo un poco más allá, para subir en los escalafones mundiales de competitividad, hace falta realizar una variedad de reformas que faciliten mucho la tarea al sector privado, que impulsen el desarrollo económico y que promuevan la generación de empleo. No basta con una reforma tributaria que sigue siendo regresiva.

Por otra parte, según el Consejo Privado de Competitividad, la productividad es la clave del crecimiento del país, dado que permite un desarrollo de largo plazo, con factores adheridos que se relacionan con mejorar el bienestar de la población. Conjugando el crecimiento económico y social, se puede hablar de verdaderos procesos de desarrollo, mientras tanto no es muy viable.

En el informe nacional de competitividad más reciente publicado por el Consejo (2017-2018), la infraestructura continúa siendo uno de los eslabones más débiles. De hecho, esta debilidad pudo profundizarse por los recientes escándalos de contratación y atrasos de proyectos fundamentales a nivel nacional, que se fraguaban para mejorar el tránsito comercial y poblacional. Aún se nos dificulta establecer la viabilidad de las estrategias con visión de desarrollo territorial para fortalecer nuestro desarrollo regional.

De acuerdo con varios referentes a nivel global, como el Foro Económico Mundial, Colombia obtuvo una calificación total de 3,11 sobre 7 en términos de infraestructura. Por su parte, el Banco Mundial le calificó 2,61 sobre 5, lo que nos posicionó en el puesto 12 de 18 países en América Latina. En resumen, nos estamos rajando en un concepto que es clave para aumentar la competitividad de las naciones y que, sin duda alguna, es uno de los criterios más desarrollados que tienen las potencias mundiales. Nuestros avances en la materia han sido fuertes en los últimos años, pero los retos para que mejoremos estos indicadores aún son monumentales.

No obstante, debe tenerse claridad en que la infraestructura por sí sola no oferta mucho valor agregado, si no se concibe bajo el concepto de mejoras en el desempeño logístico, algo en lo cual también vamos avanzando. La idea básica es poder ser más eficientes y lograr optimizar en aspectos como tiempo y costo de movilización. Por ende, debe ser una propuesta integral que vaya alineada con mejoras en los servicios de transporte y la efectividad de las aduanas; a manera de ejemplo, el Observatorio Nacional de Logística liderado por el DNP, líder de esta articulación, debe seguir fortaleciendo estos enlaces.

Por ende, dentro del mismo informe del Consejo, se proponen planes urgentes como el hecho de lograr que los proyectos de 4G superen los problemas en su fase de financiación, y que se pongan en marcha antes de la finalización de este periodo presidencial, resolver la liquidación de algunos contratos e, incluso, buscar una mayor participación extranjera para tener una mayor magnitud de las inversiones. Todo ello con el fin de retomar la confianza de actores predominantes como la banca o los inversionistas de capital. 

Aún hay mucho espacio para hacer mejoras a la infraestructura nacional. Se pueden afrontar retos importantes como la mejora de las vías terciarias para lograr una mayor conectividad en todo el territorio, o establecer mecanismos que permitan reducir los costos de transporte a nivel comercial. Hay que establecer una integralidad que permita beneficiar a la población en general, pero también que permita un mejor y mayor desarrollo del tejido empresarial colombiano. Ya está claro que se ven bastante afectadas en cuanto a cargas tributarias y barreras logísticas.


http://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/algunos-obstaculos-competitivos-por-raul-avila/252328?utm_source=newsletter&utm_medium=mail&utm_content=dinero&utm_campaign=2017_11_17