viernes, 31 de octubre de 2014

Así se distribuirán los recursos del impuesto sobre la renta para la educación pública

 
Siguiendo el ambicioso objetivo del Gobierno Nacional de convertir al país en el más educado de la región en 2025, se distribuirán millonarios recursos para el fortalecimiento de la educación superior en instituciones públicas.
Se trata de recursos provenientes del impuesto sobre la renta para la equidad Cree por un valor de $392.000 millones de pesos a ejecutarse durante la presente vigencia fiscal. Estos serán de libre destinación y llegarán directamente a las instituciones públicas.
De acuerdo con el jefe de la cartera de Hacienda, los recursos destinados a la educación aumentaron un 97% en comparación al año pasado, en ese sentido, de las 56 instituciones beneficiadas, las que lograron la mayor asignación fueron la Universidad Nacional con $14.368 millones, la Universidad Nacional Abierta y a Distancia con $12.507, la Universidad de Antioquia con $11.951 y la Universidad del Valle con $11.084.
“Esta meta solo la vamos a cumplir si tenemos los recursos suficientes, por eso el anuncio de destinar estos recursos para impulsar las universidades públicas e instituciones tecnológicas, es único en la historia”, comentó la ministra de Educación.
Las regiones también se verán beneficiados con la medida pues los recursos también llegarán a institutos en San Andrés, San Juan del Cesar, Tolima y Cali, donde podrán reforzar, adecuar, dotar y ampliar la infraestructura física y tecnológica; así como la adecuación de la oferta académica.

jueves, 30 de octubre de 2014

$37.000 millones han pagado empresas por quejas de usuarios

De cada 100 quejas que se registran en nuestra entidad, la mitad están relacionadas con servicios públicos.

El presidente de la Confederación Colombiana de Consumidores entregó detalles de los sectores que más vulneran los derechos de los clientes y de las consecuencias económicas que esto trae a sus balances.



En diálogo con Dinero, Armel Arenas, presidente de la Confederación Colombiana de Consumidores, reveló cuales son los sectores que más han vulnerado los derechos de los consumidores en lo corrido de 2014 y las sanciones que han tenido que asumir los prestadores de servicios gracias a la intervención del organismo.

¿Cuál es el segmento de proveedores que han tenido más problemas con los consumidores en 2014?

De cada 100 quejas que se registran en nuestra entidad, la mitad están relacionadas con servicios públicos, un 30% sobre electrodomésticos, 10% con vivienda y el porcentaje restante con vestuario y vehículos entre otros.

¿Qué cantidad monetaria has tenido que asumir las empresas infractoras?

De acuerdo a las cifras de la Confederación, se lograron rescatar $37.000 millones en lo que va corrido del año, gracias a que los perjudicados no se quedaron callados y denunciaron las fallas en sus adquisiciones ante la Defensoría.

Se ha planteado la posibilidad de reducir y hasta eliminar la sanción económica contra las empresas, ¿qué concepto tiene al respecto? 

La responsabilidad del empresario apenas se está construyendo pues en Colombia siempre ha primado la cultura del fraude y el engaño, - esa es la verdad - … de manera que las sanciones tienen que existir como muro de contención. Aunque lo ideal es que no hubiera sanciones, jamás en una normatividad se debe eliminar la figura.

¿Cuál es la consecuencia directa sobre las prácticas engañosas tanto del proveedor como del usuario?

Se frena la dinámica comercial y se retrasa la posibilidad de que el comercio en general pueda desarrollarse, pues cuando se vulneran los derechos de las partes mediante prácticas deshonestas, la contraparte suele tomar represalias restrictivas contra su infractor.

¿Está de acuerdo con la idea de aumentar el tope máximo con el que puede sancionar a una empresa que opere en el país?

El efecto principal que tienen las sanciones no es la suma que se cobra sino el ejemplo, púes la doctrina se crea para que los demás empresarios entiendan la urgencia de su responsabilidad en la calidad de sus productos y servicios.

miércoles, 29 de octubre de 2014

¿Cuánto pagan las empresas colombianas en impuestos?

Pese a la creencia de que en Colombia se pagan pocos impuestos, las tasas son escandalosamente altas, para los que sí pagan.

En el contexto de la reforma tributaria en curso, la Asociación Nacional de Empresarios Colombianos (ANDI) quiso aportar información al país sobre la verdadera carga tributaria de las empresas que sí pagan impuestos.
Con este objetivo, la Andi realizó una encuesta en la cual se solicitó a las empresas información sobre los impuestos causados en el año 2013, tanto nacionales, territoriales, como específicos del sector.
La encuesta se dirigió a empresas de todos los sectores, regiones y tamaños de empresas. Las respuestas que recibió fueron principalmente de empresas medianas y grandes y del sector manufacturero.
En esta encuesta se obtuvieron respuestas de 253 empresas, que registraron ingresos totales por $125 billones en el 2013. Es decir, empresas con una actividad operacional que representa casi el 18% del PIB nacional.
Los resultados de la encuesta son francamente sorprendentes. A pesar de la creencia de que en Colombia se pagan pocos impuestos, lo que tenemos son unas tasas escandalosamente altas, para los que sí pagan impuestos. La tarifa efectiva de tributación en Colombia es de 68.1% y si excluimos los pagos de parafiscales y seguridad social es de 64.9%.
Estas tasas indiscutiblemente son altas frente nuestros principales competidores, frente a la región, convirtiendo así a la tributación en otro gran limitante para nuestra competitividad.
TASA EFECTIVA DE TRIBUTACIÓN/TASA EFECTIVA DE TRIBUTACIÓN EXCLUYENDO SEGURIDAD SOCIAL Y PARAFISCALES
Minería: 72,3% / 71,7%
Industria: 77,2% / 72,4%
Electricidad: 42,9% / 42,0%
Transporte: 68,2% / 64,4%
Servicios a las empresas: 70,1% / 48,4%
Otros servicios: 51,1% / 33,4%
Resto sectores: 76,5% / 72,7%
 

TOTAL: 68,1% / 64,9%
Si a lo anterior sumamos el hecho que en Colombia la tributación como porcentaje del PIB no llega al 17%, nos encontramos con una paradoja: cómo reconciliar una alta tributación efectiva con una baja relación entre la tributación y el PIB.
La conclusión no puede ser otra diferente a que unas muy pocas empresas pagan una tasa exorbitante de tributación, en tanto que una gran cantidad de actividades no pagan impuestos.
Según cálculos de la DIAN la evasión en renta es del 25% y en IVA del 20,9%. Enfrentar este desafío no da espera, el funcionamiento del estado y las inversiones sociales deben ser responsabilidad de todos los colombianos y la verdad es que no lo han sido.
Solo unos pocos pagan, solo unos pocos asumen esta responsabilidad, y son esos mismos los que ven comprometida su competitividad cada vez que se aumentan impuestos y no se incrementa la base de contribuyentes. Este es el verdadero problema tributario de nuestro país.
Para las empresas que pagan impuestos el problema no es sólo el impacto por la alta carga tributaria. También se ven afectadas por el costo financiero de tener la caja atrapada en la DIAN, por las enormes devoluciones que generan las altas retenciones en la fuente, cifra que según la DIAN ascendió a $4,4 billones en el 2013.
Así mismo, es un verdadero dolor de cabeza para los contribuyentes el cumplimiento de las múltiples obligaciones formales tanto con la DIAN, como con todos los municipios en los que se tenga actividad, donde existe legislación que es disímil, dispersa y compleja. Adicionalmente el contrabando es un mal que agobia al empresario.
Como anota la ANDI anteriormente en el contexto regional, la carga tributaria que soportan las empresas en el país es excesiva restándole competitividad al país.
Según los datos del Doing Bussiness del Banco Mundial, la tasa efectiva de tributación en Colombia es la tercera más alta de la región después de Argentina y Bolivia y muy por encima del promedio de América Latina (46,7%).
La metodología que utiliza el Banco Mundial arroja una ideal general sobre la situación tributaria al comparar los impuestos y contribuciones de una empresa promedio de la economía, pero no incluye las complejidades de los sistemas tributarios o la situación económica de las empresas.
Con estos ajustes posiblemente Colombia ya no estaría en el tercer lugar, sino en el primero.

martes, 28 de octubre de 2014

Analistas financieros aseguran que Banco de la República congelará tasas de interés

Analistas financieros aseguran que Banco de la República congelará tasas de interés

Más del 95% de los analistas financieros que participaron de la Encuesta de Opinión Financiera considera que el Banco de la República mantendrá congelada la tasa de interés de intervención en 4.5% durante su próxima junta directiva.


Después de un incremento sostenido de 25 puntos básicos, desde el mes de abril hasta agosto, los codirectores del Emisor anunciaron para el mes de septiembre una tasa que al parece no se modificará. 

La proyección de los analistas además se refirió al crecimiento del año 2014 que se redujo respecto al mes anterior en 2 puntos básicos, al pasar de 5,0% de septiembre a 4,8% en la de octubre.

Las expectativas de los agentes sobre el comportamiento de la tasa de cambio también sugieren que el precio del dólar se estabilizaría alrededor de $2.050 tanto en el corto como en el mediano plazo.

"El 50% de los analistas alrededor de la mediana prevén que para fin de año la tasa de cambio se ubique en el rango de $2.020 - $2.080, un rango superior en alrededor de 80 pesos al rango esperado en la del mes anterior", señaló la EOF.

Para dentro de seis meses se mantiene la expectativa de $2.050, aunque ambas cotas del rango se amplían 20 pesos con respecto a las proyecciones de los analistas para el mes de diciembre.

lunes, 27 de octubre de 2014

Dian cuantifica en $1.25 billones omisión de contribuyentes en declaración de renta

Dian cuantifica en $1.25 billones omisión de contribuyentes en declaración de renta

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) aclaró que la omisión de los contribuyentes por posibles errores o potenciales conductas evasivas en la declaración de renta del año 2013, sumaría 1.25 billones de pesos.


Mediante un comunicado, la Dian precisó que esto corresponde a 25.259 personas que ya han presentado su declaración, con quienes dijo que se contactará para solicitarles la corrección de sus inconsistencias.

"Al realizar los cruces entre la información exógena y las declaraciones del impuesto, hasta el momento presentadas en los formularios 210 y 230, se presentan posibles ingresos omitidos por valor de 1.25 billones de pesos", señaló el organismo en un comunicado.

La Dian también anunció que mediante un control masivo de fiscalización comenzará la verificación de 88 mil nuevos contribuyentes del impuesto sobre la renta para personas naturales.

domingo, 26 de octubre de 2014

Conozca cómo salir de los saldos en rojo y recuperar su buen historial crediticio

A pesar de que en general las cifras del sistema financiero para agosto estuvieron acompañadas de indicadores de calidad y cobertura adecuados, la cartera en mora mantuvo un crecimiento similar al registrado en julio con una variación real anual de 14,22%, alcánzando un saldo total de $9,91 billones.

El aumento de la mora en consumo en agosto, según datos de la Superfinanciera, también viene acompañado de un incremento en el mes más reciente de la cartera riesgosa. En particular, esta cartera registró un crecimiento real anual de 4,18%, superior en 3,17 puntos porcentuales con respecto al mes anterior, y la cartera vencida presentó una variación real anual de 4,75%.
Esto no es un panorama muy preocupante para los bancos que tienen previsto este problema y que han aumentado sus provisiones. Es un problema significativo para las personas, quienes son las que más pierden en este caso, ya que el aumento de la mora en agosto de 7,1% respecto al mes anterior, es el reflejo de que muchos colombianos que no pagaron a tiempo, tendrán que empezar a pagar la tasa de interés por usura sobre el saldo de su deuda, es decir, más gastos adicionales a su presupuesto.
Este panorama es aún más preocupante al observar que la mayoría de la cartera es de compras con tarjeta de crédito. Las personas están adquiriendo cosas que en la mayoría de los casos son innecesarias. Del total desembolsos para la modalidad de consumo, $6,26 billones, es decir 40,43%, se efectuó en tarjetas de crédito y el restante correspondió a otros productos de consumo, entre los que se encontraron los créditos de vehículos, libre inversión, créditos rotativos y los créditos a través de libranza.
Por esta razón, especialistas del sector bancario le explican la mejor manera de asumir sus deudas, mantener un buen historial crediticio y los pasos a seguir si por alguna razón no puede asumir sus responsabilidades crediticias.
Es importante recordar primero que usted debe hacer todo lo posible por evitar entrar en mora. Esta es una situación que perjudica su salud financiera significativamente y los costos pueden terminar siendo peores. Puede terminar reportado en las centrales de riesgo y después no podrá adquirir un crédito de vivienda y las tasas terminarán siendo astronómicas.
Después de la aclaración, el primer paso para resolver el problema es ordenar un informe de crédito para saber cuáles son sus condiciones actuales. Hay que tener en cuenta, explica Angela Julieta Mora, economista del Politécnico Grancolombiano, que lo mejor es prever estas situaciones e intentar pagar las deudas antes de entrar en mora, así sea cubriéndolas con otro crédito, que en algunas condiciones se puede encontrar a menores tasas si usted tiene un excelente historial. Si después de analizar este panorama, usted se da cuenta que no tiene manera de realizar los pagos, lo mejor es ir al banco, también se puede hacer por teléfono, y hacer una reprogramación. Explicar su situación e intentar conseguir un “periodo de gracia” sin pago de cuotas.
En algunos casos, explica Munir Jalil, especialista del sector bancario, “si las personas perdieron su trabajo y habían adquirido un seguro de desempleo, la entidad puede suspender los pagos hasta por 18 meses”. Además, “inicialmente cuando las personas se acercan a la entidad siempre se realizan unos acuerdos verbales para hacer una renegociación de los pagos”.
Después, si la primera opción no funciona, puede intentar realizar una consolidación de deudas, es decir, unificar todas las cuentas por pagar y buscar un producto financiero que ofrezca la compra de deuda total a un plazo y tasa conveniente para tener un respiro y pagar sin problemas. La compra de deuda es una buena opción ya que otra entidad ofrecerá tasas de interés menores porque quiere captar un nuevo cliente.
Por último, y en realidad es una mejor opción que caer en mora, puede hacer un refinanciamiento. “Este genera una calificación distinta, la persona ya se vuelve un cliente más riesgoso por lo que las tasas serán mayores y habrá un reporte en las centrales de riesgo” explica Jalil, sin embargo es algo temporal y usted podrá arreglar su situación en el corto plazo.
En cualquiera de los panoramas, especialmente en el último, es importante ser estricto y saber exactamente cuándo va a poder pagar, porque si vuelva a incumplir los plazos, la deuda y la tasa de interés después será peor.

Las personas deben acudir a las instituciones
En caso de entrar en mora con el crédito de vivienda también hay ciertas estrategias, explica Ximena Millán, especialista del sector bancario, por lo que si un cliente definitivamente no puede pagar, lo mejor es negociar con el banco.

Según Munir Jalil, los bancos siempre están dispuestos a negociar, “las personas tienen que entender que lo mejor es hacer un reajuste de los pagos a esconderse y entrar en mora”. Esto también afecta la salud del sistema financiero. Según Millán, además los bancos ofrecen cierto tipo de estrategias como bajar las tasas y aumentar el plazo, o en otros casos mantener las tasas y realizar una negociación del tiempo.

sábado, 25 de octubre de 2014

Cometa errores, y vuelva más fuerte

Los errores dan la oportunidad de recuperarse y tomar decisiones más inteligentes la siguiente vez.

Virgin solo entra en una industria cuando pensamos que podemos ofrecer a los consumidores algo asombrosamente diferente que alterará al mercado, pero no teníamos realmente una oportunidad de hacer eso en el sector de los refrescos.

Cuando todo va bien en un negocio, las cosas parecen fáciles y gratificantes. Cuando las cosas van mal, se tiene que aprender cómo solucionarlas y seguir adelante. ¿Cuál fue uno de los mayores errores que usted cometió en los negocios, y cómo lo corrigió y se recuperó?
Jason Weiss

Hace un par de semanas estuve en Nueva York, y tomé un taxi para ir a una reunión. Era temprano en la mañana cuando pasamos por Times Square, así que el lugar estaba relativamente vacío. El auto se detuvo ante un conjunto de luces, y miré hacia arriba y vi un mar de rojo que se cernía sobre mí que me provocó una sonrisa.
Aunque tenía un poco cara de sueño, salté del taxi, tirando de un colega, e hice que me tomara algunas fotografías frente al gigantesco anuncio de Virgin Disruptors, que estaba promoviendo un debate que celebraríamos en la ciudad esa noche. 
Ver el nombre de tu marca en un letrero luminoso siempre es emocionante, especialmente cuando no lo esperas.
Después de que regresé al taxi, empecé a rememorar los otros recuerdos de Times Square. Durante años, nuestra Virgin Megastore se situó en medio de la icónica intersección; recordé lo grandioso que era ver el bullicio y el ajetreo de los turistas en su interior.
El siguiente recuerdo que me vino a la mente puso una sonrisa irónica en mi rostro; la vez que estrellamos un tanque en Times Square.
Es justo decir que nuestro lanzamiento de Virgin Cola en 1994 no fue sutil. Conducir un tanque por las calles de Nueva York antes de destrozar un muro de latas de Coca-Cola ciertamente produjo algunos titulares de primera plana, que era exactamente lo que queríamos. 
Con Virgin Cola, nos sentíamos confiados de que podíamos aplastar a Coca-Cola y Pepsi, nuestros principales competidores. Resultó, sin embargo, que no habíamos analizado bien en todo. 
Declarar una guerra de refrescos contra Coca-Cola fue una locura.
Considero que nuestra aventura con los refrescos de cola es uno de los mayores errores que hemos cometido; pero aun así no cambiaría nada. Como señalaste, Jason, los errores te dan la oportunidad de recuperarte y tomar decisiones más inteligentes la siguiente vez.
Virgin Cola tuvo un inicio prometedor. Pese al hecho de que nuestro presupuesto de mercadotecnia era de solo una fracción del de Coca-Cola, nos las ingeniamos para reunir una cantidad fantástica de atención de los medios, y mucha de ella fue muy positiva. Pero entre más ruido hacíamos, más en serio comenzó a tomarnos Coca-Cola. Y cuando uno empieza un negocio, podría parecer halagador recibir la atención de un rival al principio, pero comienza a volverse mucho menos disfrutable cuando te das cuenta de que tu competidor tiene miles de millones de dólares en utilidades a su disposición, y va a usarlos para derribarte.
Efectivamente habíamos estacionado nuestro tanque en el jardín de la marca de refrescos más grande del mundo, y no estábamos lo suficientemente preparados para el tamaño o la ferocidad de la respuesta de Coca-Cola, que incluyo un significativo aumento en su presupuesto de mercadotecnia y presión sobre los distribuidores para que no trabajaran con nosotros. 
Si hubiéramos sabido cómo reaccionaría la compañía, bien podríamos haber tomado un enfoque diferente. Esa fue la primera de las dos razones por las que fracasamos. 
La otra razón, y la más importante, fue el hecho de que no seguimos nuestras propias reglas, lo cual es un pecado capital. 
Virgin solo entra en una industria cuando pensamos que podemos ofrecer a los consumidores algo asombrosamente diferente que alterará al mercado, pero no teníamos realmente una oportunidad de hacer eso en el sector de los refrescos. 
La gente ya estaba recibiendo un producto que le gustaba, a un precio que estaba feliz de pagar; Virgin Cola simplemente no era lo suficientemente diferente (aun cuando creamos botellas con la forma de Pamela Anderson que se seguían cayendo ¡porque eran demasiado pesadas en la parte superior!).
Sin embargo, fue una gran experiencia de aprendizaje para nuestro equipo, y al asumir el papel del perdedor valiente, Virgin pareció ganarse a mucho del público estadounidense, lo cual ciertamente facilitó mucho las cosas cuando lanzamos subsecuentes empresas ahí, incluida nuestra aerolínea.
Cuando iniciamos Virgin America, el mercado estadounidense estaba inundado de aerolíneas nacionales que estaban ofreciendo a sus clientes un nivel de servicio bastante terrible. Pudimos sacudir las cosas y ofrecer a nuestros pasajeros una experiencia verdaderamente diferente y enormemente mejorada, lo cual rápidamente nos hizo ganar mucho apoyo y, lo más importante, a muchos clientes.
Quizá el mayor aspecto positivo surgido de Virgin Cola, aunque indirectamente, fue el lanzamiento de Innocent Drinks. El co-fundador Richard Reed, exempleado en Virgin Cola, se sintió inspirado por su experiencia, y posteriormente empezó a vender sus propios batidos de frutas con un par de amigos.
Ahora encabeza una de las marcas de bebidas más grandes y más encaminadas en Gran Bretaña. Y es muy satisfactorio saber que tuvo sus inicios en una de nuestras empresas Virgin.
Richard Branson

viernes, 24 de octubre de 2014

¿Hay ganancias con el trabajo voluntario?

"Pero el voluntariado corporativo no es un descubrimiento suyo, pues se practica en EE. UU desde hace más de 30 años".

El ingeniero industrial peruano, Jaime Ulloa, es el gran innovador en este campo en América Latina.

Es difícil entender en un mundo consumista y competitivo como el de hoy que hay ganancias si se trabaja gratis, pero el peruano Jaime Ulloa lo ha impulsado con éxito desde hace 13 años en Perú, donde desarrolla programas de voluntariado corporativo (VC) con las 120 empresas más importantes de su país y, por eso, ha recibido importantes reconocimientos internacionales.
Uno de ellos fue el de Ashoka, la respetada organización global de líderes emprendedores de altísimo nivel, que lo apoyó en su visión por generar cambios o mejoras a gran escala en la gestión del voluntariado corporativo (VC), “un emprendimiento social que cambia el mundo”, afirma a Portafolio Ulloa, quien participó en un taller en la ANDI con un selecto grupo de empresarios a finales de septiembre en Bogotá.
El innovador peruano vino invitado por la Corporación PHD, (Podemos hacer la diferencia), una organización sin ánimo de lucro, que busca reducir brechas sociales, combatir la inequidad y apoyar, “el desarrollo social y el compromiso que todos tenemos de dejar un mundo mejor”, según su fundadora y respetada activista social María Lucía Roa.
“No venimos a Colombia a replicar un proyecto social especifico sino a promover un modelo de gestión maduro, escalable, que maximiza el valor para los actores involucrados (empresas, trabajadores y comunidad). Este modelo ya comenzó a ser replicado en México, con buenos resultados en corto tiempo”, dijo Ulloa
Pero el voluntariado corporativo no es un descubrimiento suyo, pues se practica en EE. UU. desde hace más de 30 años. Lo que hace diferente su acción es que Ulloa fue el primero que lo puso en marcha en Perú y es pionero de ésta práctica en América Latina.
“Buscó generar agentes de cambio en la sociedad y fortalecer la ciudadanía a través de la práctica y gestión del voluntariado”, y se inspiró en el compromiso de voluntarios que conoció en Filadelfia (EE. UU.), donde vivió.
“Cuando comenzamos el voluntariado corporativo en Perú en 2002, no se conocía ni practicaba. Nosotros creamos el ‘business case’ (la justificación) para que las empresas peruanas comenzaran a practicar el VC y lo hicieran a nivel de estrategia, metas, planes de acción anuales y presupuestos”, explica.
Se iniciaron como un portal de internet que ponía en contacto a personas naturales con organizaciones sociales y después decidieron promover el VC.
“Al tomar esa decisión, empezamos a influir en la toma de decisiones de representantes de empresas (gerentes o directivos)”, dice Ulloa.
LAS RESISTENCIAS
Cuenta que al principio hubo resistencias. “Fue preciso cambiar paradigmas. Los representantes de las empresas pensaban que los trabajadores no tendrían interés en participar, que esto no funcionaría en un país donde no existía una cultura de servicio generalizada, que se vería como una forma de explotación o uso indebido de algo que era personal como la acción social del trabajador.
Pensaban, además, que todos trabajaban mucho y solo usarían su tiempo libre para asuntos familiares y de esparcimiento, que era poco probable que estuvieran interesados, que esto, que era filantrópico y asistencialista, por tanto no veían el valor estratégico del VC”.
Pero, a través de la Asociación de trabajo voluntario corporativo, que creó, Ulloa desarrolló varias modalidades y no sólo aprovechó el talento de los profesionales que trabajan en las empresas sino que les abrió a muchos nuevos horizontes de trabajo.
“La compensación del trabajo voluntario no es económica pero, los trabajadores tienen la oportunidad de trascender, encontrar un significado mayor a la vida a través del servicio a otros. Muchos logran auto realizarse, encontrar formas de hacer o impactar en comunidades o temáticas que les interesa mucho impactar, logran crecer personal y profesionalmente, etc. La lista de beneficios para el voluntario es enorme, pero son beneficios intangibles en un principio”, precisa.
¿Qué es el voluntariado corporativo transformador?
Es un modelo para maximizar el impacto social y potenciar el desarrollo del talento. Es una práctica empresarial en la que la empresa toma un rol promotor y de soporte al trabajo voluntario de sus colaboradores. El VC conjuga los intereses de las comunidades, los voluntarios y la empresa para generar y entregar propuestas de valor de alto impacto a cada uno de los actores.
¿Cómo opera?
Como cualquier proyecto empresarial. Parte de un planeamiento, es seguido por el diseño de un programa, es implementado y luego evaluado. A partir de ese momento, se convierte en un programa que debe mejorar continuamente con base en sus resultados y aprendizajes prácticos.
¿Con qué argumentos convence a una platea de empresas que el VC es importante para todos?
Gestionamos el VC de manera estratégica para la empresa, los colaboradores y la comunidad. Buscamos que todas las acciones de voluntariado sean innovadoras y de alto impacto, pues con esa dirección podemos alcanzar los objetivos estratégicos que se hayan definido para el programa de VC ideadas y cumplir las propuestas de valor definidas para cada actor.
¿Podría dar ejemplos de las ganancias?
Desarrollo de competencias; Relacionamiento comunitario, Engagement (compromiso) de los colaboradores con la empresa.
No tenemos una solución general para todos. Cada programa se planifica después de entender el modelo de negocio de la empresa, el core business (el corazón del negocio), sus prioridades y los actores clave dentro de la empresa y de analizar cómo el VC puede generar valor para cada empresa.
¿Cuáles son los principales logros obtenidos?
Generar agentes de cambio. Algunos voluntarios que emprendieron proyectos sociales, no solo lograron alto impacto en la comunidad, sino que encontraron la posibilidad de trascender. A través del modelo de voluntariado que promovemos han surgido más de 200 proyectos que crearon nuevas soluciones a problemas sociales. Más del 10% de esos proyectos están siendo replicados/escalados por los voluntarios que los iniciaron.

jueves, 23 de octubre de 2014

Alternativas fiscales

El Ministro de Hacienda buscó opciones para tapar el hueco fiscal del próximo año. La reforma tributaria es la alternativa por la que se definió el Gobierno.

¿Es posible hacer política fiscal contracíclica ante la dura coyuntura económica de Colombia? ¿Por qué no apostar a una estrategia de mayor endeudamiento público ahora que las tasas de interés siguen bajas? Análisis.


La política macro está en una incierta coyuntura. Los Estados Unidos parecen recuperarse. Mejores perspectivas de crecimiento y una tasa de desempleo inferior a 6% hacen pensar que la Reserva Federal va a recoger, más temprano que tarde, la inmensa liquidez que ha irrigado, lo que a su vez ha hecho que el dólar se cotice hoy a un nivel cercano a $2.050.

En Europa la situación de empleo y crecimiento se ve compleja y el Banco Central Europeo (BCE) anunció una expansión monetaria por la vía de la compra de títulos financieros. Pero todavía no se logran consensos sobre los títulos que se deberían adquirir y por cuánto tiempo. Mario Draghi, presidente del BCE, aún no puede con los residuos de la tecnocracia del Bundesbank alemán alrededor del cual se creó el BCE; allí no parece calar la decisión, a pesar de que hace más competitiva la economía alemana. Pero una mayor demanda agregada europea no será la que impulse el crecimiento mundial. Tampoco lo será Japón, a pesar de la agresividad de su Banco Central.

Los resultados de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) también son un desafío para las economías emergentes. Mención especial merece China que, a pesar de ser la economía más grande del mundo, ha crecido a tasas de 7%; antes lo hacía al 10% y al 11%. Este crecimiento mantuvo el precio de las materias primas. Por esa desaceleración, el precio del petróleo ha caído desde los U$S100 a niveles de US$85 el barril.

Todos estos fenómenos se pueden exacerbar en los próximos años y eso constituiría una tormenta perfecta para Colombia, pues se reduciría fuertemente la demanda mundial. Ya el FMI bajó el pronóstico del crecimiento de la economía mundial a 1,3% para 2015.

Los escenarios


Así, nuestro crecimiento podría estar amenazado. Y, como es bien sabido (aunque no es un adagio chino, sí es una lección de la China), mientras un país crezca casi todo se puede solucionar. Es más, el nivel de la deuda sobre el PIB, que alcanzó casi 60% al final de 2002, cayó mayoritariamente por la revaluación del peso y por el crecimiento del PIB, no por un ajuste estructural.

Ante ese escenario estamos mejor preparados que antes. El Banco de la República probó desde 2009 que es capaz de llevar a cabo una política monetaria contracíclica y, gracias a ello, se podrían reducir las tasas de interés, siempre y cuando la inflación se mantenga bajo control. Ese margen se reduciría por la devaluación del peso, ya que, en un escenario con movilidad de capitales, una disminución en las tasas de interés puede generar más devaluación. Esto es pertinente saberlo porque, en la medida en que el mercado compre este escenario, el peso debería devaluarse aún más, lo que a su vez nos ayudaría a cerrar el déficit ya preocupante de cuenta corriente y a hacer nuestras exportaciones más competitivas.

Política fiscal

La regla fiscal es buena idea para países tropicales como el nuestro. Sin embargo, es importante entender su estructura y su flexibilidad, so pena de “sacrificar un mundo para pulir un verso”. Un ‘verso’ considerado prudente por la tecnocracia, pero que no mira prospectivamente lo que ocurre en la economía mundial y las posibilidades que la liquidez existente aún ofrece.

Ya sabemos que la política monetaria puede ser contracíclica. Pero, ¿puede serlo la política fiscal?

Esto es más complejo de lo que parece. La política fiscal se determina bastante tiempo antes de su ejecución y, por lo tanto, el contexto en que operará es desconocido. En este caso, pareciese que dadas las limitaciones impuestas por la regla fiscal, y frente a la esperada desaceleración mundial, la política fiscal planteada para 2015 podría ser altamente procíclica y contribuir a ralentizar el crecimiento: se está reduciendo el déficit cuando lo adecuado sería aumentarlo temporalmente, dados los riesgos futuros.

La meta para 2015 es un saldo de la deuda del Sector Público No Financiero (SPNF) de 22,8%, lo que implicaría un balance primario de 1,3% del PIB. Para cumplir estas metas, el Gobierno está tratando de financiar su faltante de $12,5 billones del Presupuesto Nacional con impuestos, lo que puede golpear fuertemente al sector privado, que no solo tiene que soportar el cambio en las reglas de juego, sino que ya tiene un alto nivel impositivo. Pensar que el sector privado, en las condiciones actuales de incertidumbre, va a canalizar el ahorro para mantener el nivel de inversión, incluyendo la infraestructura, es por lo menos optimista.

Algunas medidas como declarar a Panamá “Paraíso Fiscal” para perseguir a los evasores, ayudarán a tapar este hueco, ya que se estima que podrá significarle al fisco entre 0,5 y 1% del PIB en recaudo adicional a largo plazo.

Pregunta clave

La pregunta clave es entonces si es prudente tener una política fiscal contractiva y procíclica en 2015, cuando hay tantas amenazas, y cuando estamos en un contexto razonable de deuda pública y de unas tasas mundiales aún muy bajas.

¿No sería mejor aprovechar las excelentes condiciones de los mercados para modificar la senda de la deuda en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, aumentando el déficit en 1%, o sea $6 billones, y eliminando impuestos antitécnicos como el de patrimonio?

Dicha estrategia estimularía la demanda, aseguraría que la inversión privada no se reduzca y disminuiría las amenazas al crecimiento de la economía. Al fin y al cabo, la Ley 1473, en la que se establece la regla fiscal, da varias medidas para aumentar el déficit si es conveniente. Una de ellas, contenida en el artículo 11, dispone que el Consejo Superior de Política Fiscal (Confis), que maneja el Ministro de Hacienda, ¡puede cambiar las metas si lo considera conveniente!

En un caso como este, la teoría de finanzas funcionales (functional finance) desarrollada en los años 30 por el connotado keynesiano Abba Lerner y predicada luego por Max Corden, propone que el sector público debe expandir el gasto público de tal manera que contrarreste la caída en demanda agregada ocasionada por la caída de la demanda mundial. Para esto, la manera más efectiva y rápida es a través de la emisión de deuda pública a las actuales tasas que aún están extremadamente bajas para niveles históricos. Si la economía mundial sigue en problemas, esta es la manera operativa de cómo se llevaría a cabo una medida tendiente a procurar un aterrizaje suave. El problema es que no sabemos qué tan pronunciada puede ser la caída de la economía mundial, y la política fiscal adoptada hoy tiene un rezago bastante largo.

Por todos estos motivos, es importante que el gobierno nacional evalúe bien la estrategia fiscal adoptada que limita el déficit a la luz de la coyuntura mundial actual y de la que se viene. De lo contrarío, como argumenta Paul Krugman frecuentemente en el diario The New York Times, a propósito de la estrategia fiscal europea se puede caer en la negación misma de la macroeconomía, de sus avances y de las posibilidades que ofrece y convertirnos en simples contadores. Una política fiscal contracíclica es una de ellas.

Ya lo logramos con la política monetaria y podemos lograrlo de una manera creíble con la fiscal, siempre y cuando las reformas estructurales, como la pensional, no se pospongan, y que, como lo sugirió el sector privado, evaluemos el aumento de nuestro gasto público y tornemos su crecimiento razonable. Son este tipo de ajustes los que permitirán tomar medidas fiscales contracíclicas en momentos como los actuales
.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Ahorro en hogares creció 350% en nueve años

Ahorrar tal vez es una de las cuestiones más complicadas de llevar a cabo en las finanzas del hogar, pero también es una de las que más beneficios genera cuando se hace regularmente.

En ese orden de ideas las familias de la nación están haciendo las cosas bastante bien, o por lo menos así lo revela un estudio contratado por Old Mutual el cual muestra que el ahorro en los hogares tuvo un incremento de 350% en los últimos nueve años.
La investigación estuvo liderada por el ex director del Departamento Nacional de Planeación y ex ministro de Protección Social, Mauricio Santamaría, quien aseguró que mientras en 2003 los hogares ahorraban 5% de sus ingresos, en 2012 este porcentaje pasó a ser de 22,6%.
Lo anterior significa que en la actualidad los hogares colombianos, en promedio, ahorran una cuarta parte de su ingreso, lo cual corresponde a casi cinco veces lo que ahorraban en 2003. Esta tendencia permitió que el nivel de ahorro de las familias colombianas se disparara de $15,5 billones en 2003 a $40,9 billones en 2012, señaló el estudio.
“El ahorro ha crecido mucho en los últimos 11 años. Y no solo el de los hogares sino también el del Gobierno. Colombia es ahora un país muy diferente donde se ahorra más y se consume más y eso le ha dado mucho dinamismo a la economía”, expresó Santamaría. Además agregó, que cuando hay ahorro los hogares invierten en vivienda, en educación y el país construye vías, acueductos y mejora su infraestructura. Se estima que entre 2000 y 2012, el ahorro bruto en Colombia (hogares, gobierno y otros) pasó de $32,3 billones a $130,9 billones, con un crecimiento anual promedio de 12,4%.
Ahora bien, ¿cuáles son las razones del incremento? Según Santamaría estas se puede explicar gracias a los mayores ingresos, los avances en materia de inclusión financiera y el crecimiento de la clase media.
“En 12 años el consumo de los colombianos se duplicó, lo que hizo que la clase media pasara de representar 16% de la población en 2002, a 27% en 2011. Esto también ha contribuido a que Colombia reporte hoy unos niveles de ahorro de 20% del PIB, mientras que una década atrás era de solo el 15%”, informó el experto.
Daniel Cortés, presidente de Old Mutual, dijo que este estudio contribuye en el desarrollo de una cultura de planeación financiera ajustada a la realidad de la economía del país.
Queda claro que en materia económica las cosas se están haciendo bien, ahora falta concretar los esfuerzos para que se logre una inclusión financiera de 100%.

Perú tiene un ahorro bruto de 29,6%
En la región Colombia se encuentra en la parte media de la tabla en cuanto a ahorro bruto se refiere frente al Producto Interno Bruto (PIB) con 20%, detrás de Perú (29,6%) y Chile (22,3%). Sin embargo, en el ámbito internacional, exceptuando a China que tiene niveles de (51%), varios de los países más desarrollados tienen un nivel de ahorro similar o inferior al colombiano como Francia (17,5%), Estados Unidos (17,5%) y el Reino Unido (10,9%). De acuerdo con los expertos la meta es canalizar el ahorro de la clase media hacia los grandes proyectos de infraestructura y desarrollo que se requieren.

martes, 21 de octubre de 2014

Economía mundial, al borde de la crisis

El petróleo en picada, el dólar disparado, las bolsas en crisis, el ébola y las guerras tienen al mundo económico con los pelos de punta.

Después de la caída de las acciones al inicio de semana pasada, el viernes los mer-cados corrigieron con alzas. Los inversionistas esperan que la FED aplace el final de su programa de estímulo. A pesar de que las compañías obtienen ganancias, las acciones han caído, lo que muestra que el mercado reacciona a otros temores. Foto: A.P.


Como no se veía hace mucho tiempo, la angustia se apoderó de los mercados financieros del mundo. La semana pasada, las principales bolsas del planeta cayeron como castillo de naipes, contagiadas de un miedo creciente al deterioro de la economía global.

Como dijo el diario The Wall Street Journal, los mercados globales están viviendo jornadas no aptas para cardiacos. El pasado miércoles fue el día más negro para Wall Street desde 2011. El índice S&P 500, que agrupa a las mayores empresas que cotizan en Estados Unidos, borró de un plumazo las ganancias del año. Pero también las bolsas de París, Londres, Fráncfort, Madrid, Lisboa, Atenas y Milán, tuvieron grandes pérdidas en la peor semana del año. El sacudón también se sintió en las bolsas asiáticas y latinoamericanas que se descolgaron fuertemente. El viernes hubo un respiro, pero lo sucedido durante la semana no fue una tormenta pasajera. Los capitales, siempre nerviosos, han buscado refugio en lugares seguros como los bonos del Tesoro de Estados Unidos a donde han migrado en masa los inversionistas en los últimos tiempos. Esto ha afectado los mercados emergentes, y ha devaluado las monedas frente al dólar. En Colombia, por ejemplo, la moneda norteamericana llegó a 2.070 pesos, un precio que no se veía hace más de cinco años.

Como si lo anterior fuera poco, el petróleo sigue cuesta abajo. Cuando se pensaría que las guerras en Oriente Medio y la sangrienta expansión de Estado Islámico presionarían los precios al alza, la cotización del barril de crudo en Nueva York sigue bajando y llegó a los 80 dólares, y acumula una pérdida del 24 por ciento menos del valor que tenía hace apenas tres meses.

Hay gran confusión, inclusive entre los expertos. Y es difícil atribuirle toda esta convulsión a factores tradicionales. La coyuntura mundial está siendo atenazada por una combinación de factores económicos, geopolíticos y psicológicos. 

La particularidad de la actual crisis es que se está profundizando a pesar de que Estados Unidos, que es en el fondo el principal motor de la economía mundial, está funcionando. El origen del problema está en Europa y tiene que ver con el advenimiento de una nueva recesión en el continente que los dirigentes no han podido neutralizar. El segundo, con las tensiones geopolíticas en el mundo, en especial el ánimo expansionista ruso en Ucrania y las guerras del Medio Oriente. Y el tercero, con el creciente pánico que ha provocado el virus del ébola y la incapacidad que están mostrando los gobiernos para contenerlo. 

En cuanto al factor eminentemente económico, las perspectivas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial han sido revisadas a la baja. El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó sus previsiones para la economía global, tanto en 2014 como para 2015. Según el organismo, la recuperación mundial va a un ritmo ligeramente más débil que el previsto en abril pasado, porque han aumentado los riesgos financieros y geopolíticos.

La mayor preocupación se centra en la zona euro, cuyos resultados han sido decepcionantes. Muchos expertos temen por una tercera recesión en esta parte de Europa. Quienes pensaban que la crisis europea ya había pasado, se equivocan. Las señales que llevan a este pesimismo son varias. Una, el frenazo que presenta Alemania, la locomotora de ese continente. Entre abril y junio, el PIB de la mayor economía de la eurozona se contrajo 0,2 por ciento. La producción industrial se desplomó 4 por ciento, la caída más grande en más de cinco años. Los mercados habían pronosticado un descenso del 1,5 por ciento, lo cual generó un temor por una posible recesión. El gobierno de Angela Merkel redujo sus previsiones de crecimiento para el próximo año a 1,3 por ciento.

Otra señal que hace temer por una posible recesión en el bloque del euro, es lo que sucede con Francia, la segunda potencia de esta zona. Su economía está completamente estancada. Lleva dos trimestres consecutivos de crecimiento cero. Los analistas son muy pesimistas sobre un repunte porque el país tiene pendiente un ajuste fuerte, que supondrá una menor demanda y por lo tanto, en el corto plazo, no hay expectativas positivas de crecimiento.

A las malas noticias económicas de Francia y Alemania se suma la situación de Italia, la tercera economía de la zona euro, que se encuentra extremadamente débil. El primer ministro italiano Matteo Renzi no ha logrado sacar adelante muchas de las reformas que tiene que hacer por la fuerte división que hay en el Parlamento, lo que ha bloqueado las iniciativas del gobierno. Para muchos analistas, Italia prácticamente acumula su tercera recesión durante la crisis que sacude a la eurozona. Solo tuvo un trimestre bueno el año pasado. 

En general en el Viejo Continente hay desconfianza de sus ciudadanos por la recuperación y por el futuro. Y esa sensación de desesperanza en la sociedad ha sido también un factor pues las economías se mueven en gran medida por las expectativas de la gente. 

Ahora bien, mientras la economía global trata de reponerse, así sea lentamente, las tensiones geopolíticas, deterioradas en las últimas semanas, enfrían las posibilidades de una recuperación a corto plazo. 

Hace varias semanas, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, había reconocido que la inestabilidad geopolítica en el mundo, tendría un gran impacto en la recuperación económica de la eurozona. “Los riesgos geopolíticos son más altos que hace unos meses”, dijo.

El viernes pasado, el presidente ruso, Vladímir Putin, amenazó en Belgrado con reducir el suministro de gas natural a Europa en caso de que Ucrania desvíe el flujo para su consumo interno desde los gasoductos de tránsito por su territorio. Y no son solo amenazas, el pasado 16 de junio, Rusia cortó el flujo de gas hacia Ucrania y durante algunos meses de invierno de 2006, 2008 y 2009 se produjeron las conocidas como “guerras del gas” con corte de suministro. Si esto llegara a darse nuevamente, tendría efectos muy negativos sobre la recuperación de la zona.

Sobre todo porque por el sistema de gasoductos de Ucrania pasa cerca del 80 por ciento de las exportaciones de gas natural ruso con destino a la Unión Europea. Es decir, esto hace a los 28 países de la zona vulnerables a las crisis entre Kiev y Moscú.

En este coctel de preocupaciones, la brusca caída de los precios del petróleo les está quitando el sueño a muchos países, especialmente a los más dependientes de esta materia prima. Los precios del crudo van en picada por la combinación de sobreoferta mundial y demanda que no crece al mismo ritmo. El estancamiento en la zona euro y la desaceleración de China, unidos a una mayor producción de Estados Unidos de la llamada fracturación hidráulica tienen deprimidos los precios del oro negro.

Según la Agencia Internacional de Energía la demanda de petróleo durante en 2014 crecerá a su menor nivel en cinco años. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) que controla cerca de una tercera parte del suministro de crudo en el mundo no está dispuesta a reducir su producción. Tampoco lo está Arabia Saudita que no quiere perder su cuota de mercado, a pesar de que ello supone menores precios. Igual posición tiene Irán.

Las consecuencias económicas de la caída del precio del petróleo repercutirán en los países productores como Rusia, Irán y Venezuela que tienen sus presupuestos basados en niveles más altos del precio del crudo. Colombia no se escapa de esta coyuntura. La disminución de la llamada renta petrolera -por precio y baja producción- es el principal factor que está agregando incertidumbre a la economía colombiana.

Pero, como si no fueran suficientes los anteriores problemas, ha aparecido en escena un elemento más: el ébola. Aunque suena prematuro asociar a esta enfermedad con la salud de la economía mundial, los efectos psicológicos ya se sienten. La perspectiva de una pandemia mundial es un asunto que puede afectar a sectores del mercado de valores, pero tiene un componente adicional relacionado con la confianza. Las acciones de las aerolíneas se desplomaron, cuando se conoció que la segunda enfermera de Texas fue diagnosticada con el virus. Las acciones de United Continental cayeron 1,4 por ciento y las de Delta Air Lines 2,1 por ciento. El pánico de un contagio mundial está golpeando la confianza de todos los agentes de la economía y en los gobiernos que no parecen capaces de enfrentar el virus.

¿Hay forma de contener estos vientos huracanados que vienen desde distintos frentes? No parece fácil dada la evidente crisis de liderazgo político que está viviendo el mundo en la actualidad. La crisis de 2008 mostró que las grandes potencias no estaban en capacidad de corregir el rumbo de la economía.

Por ahora, Estados Unidos tiene el voto de confianza porque presenta mejores perspectivas de crecimiento. Aunque es favorable para muchos países, como Colombia, que dependen principalmente de ese mercado, mientras subsistan tantas preocupaciones en el mundo, lo más probable es que el nerviosismo y la desconfianza sigan dominando la economía.

Nervios a la colombiana

Cómo se puede afectar la economía y las finanzas del Estado colombiano con un dólar caro y un petróleo barato. 

La turbulencia internacional se ha sentido en el mercado local con movimientos bruscos en las acciones, el petróleo y el dólar. 

La mayor preocupación se centra en la caída del precio del petróleo, por el impacto que tiene sobre las finanzas públicas. Para el director de Fedesarrollo, Leonardo Villar, era un riesgo anunciado. Un petróleo por debajo de 85 dólares el barril abre más el hueco que el gobierno está tratando de llenar con la reforma tributaria.

Las cifras son contundentes. Por cada dólar que caiga el precio del crudo –durante un periodo de un año– el país deja de recibir ingresos por 400.000 millones de pesos. Como dice Villar, si se tiene en cuenta que en el último mes la cotización ha caído 20 dólares, la Nación recibiría alrededor de 8 billones de pesos menos, obviamente de sostenerse la caída. Aunque la devaluación del peso ayuda, pues significa que por los dólares se reciben más pesos, no alcanza a compensar todo lo que se deja de recibir por el desplome del crudo. Según el director de Fedesarrollo, en neto el golpe para las finanzas públicas sería de unos 4,5 billones de pesos. Para dar una idea, eso significa que se tendría que acudir a otra reforma tributaria.

Es muy difícil predecir el rumbo que tomará la cotización del petróleo. Los expertos ya se han equivocado, pues hace dos meses no esperaban que pudiera bajar de los 85 dólares, y la semana pasada pisó los 80 dólares.

El panorama por la debilidad en la renta petrolera es crítica. El gobierno hizo sus cuentas para el presupuesto de 2014 basadas en 97 dólares el barril y de 98 dólares para 2015. Según el ministro de Minas, Tomás González, el presupuesto para regalías el próximo año está calculado en petróleo a 87 dólares, es decir, con el nivel actual ya empezaron los problemas.

El golpe también se siente en los dividendos que recibe el gobierno por ser accionista mayoritario de Ecopetrol. Según el Marco Fiscal de Mediano Plazo, en 2015 el gobierno central espera recibir 8,4 billones de pesos, un 22 por ciento menos que en este año. Pero los analistas estiman ya una disminución en las utilidades de Ecopetrol entre el 20 y 30 por ciento en el segundo semestre.

El hecho tendrá serias repercusiones. La industria petrolera le aporta al Estado 21 por ciento de sus ingresos corrientes anuales. En general, el fin del auge mineroenergético está debilitando los ingresos fiscales, pues además del petróleo, los niveles de la producción de carbón están estancados entre 85 y 90 millones la tonelada. No hay que olvidar que el petróleo y el carbón representan cerca del 50 por ciento de las exportaciones colombianas. 

La turbulencia internacional también está sacudiendo el mercado accionario local. El Colcap, principal índice de referencia, cayó 7 por ciento en el último mes –se afectaron casi todos los títulos– lo que significa que las ganancias que se habían acumulado en lo que va corrido del año prácticamente se esfumaron. 

A pesar de que este comportamiento pone nerviosos a los inversionistas, que se apresuran a vender, los descensos en los precios de las acciones, en la mayoría de los casos, no tiene que ver con el desempeño de las compañías. Estas siguen mostrando buenos resultados, son empresas sólidas y con perspectivas de crecimiento muy positivas. Obedece más bien al efecto contagio por la turbulencia internacional y también a la salida de los inversionistas internacionales buscando mejores rentabilidades, como los bonos estadounidenses.

Si bien los extranjeros todavía son líderes en compras en el mercado accionario local, en las últimas semanas salieron de muchas de sus inversiones, lo que ha ocasionado movidas fuertes en los precios de las acciones.

Las acciones más castigadas en la Bolsa de Colombia son las de las compañías petroleras que están siendo duramente afectadas por la caída del precio del crudo. El título Ecopetrol lleva una caída en el año del 17 por ciento. La acción llegó a bajar de los 3.000 pesos, aunque tuvo un respiro y volvió a estar por encima.

Pero sin duda, el efecto más notorio de la coyuntura internacional se siente en el dólar. El precio de la divisa llegó a tocar en un momento los 2.070 pesos, un nivel que no se veía hace más de cinco años y que no estaba en ningún pronóstico.

La devaluación del peso frente al dólar en el año va en 7 por ciento, y no es la mayor de América Latina, puesto que ocupa Chile con una apreciación de su moneda del 12 por ciento. Con tanta incertidumbre en los mercados, nadie se atreve a apostar a cuánto más subirá el dólar en Colombia, pero lo que sí saben todos, es que el dólar barato se acabó.

¿Qué tan preparada está Colombia para enfrentar estos vientos adversos? Villar dice que está mejor equipada y la economía está más fuerte. Hay flexibilidad cambiaria, y posibilidades de hacer un ajuste, así sea doloroso por la vía de impuestos. Es decir, para enfrentar los vientos externos, el país dependerá de lo interno, o sea del consumo y de la dinámica del mercado local. El tema es que ahí la confianza es vital, y el nerviosismo internacional por ahora parece contagioso.

Octubre negro

La semana pasada los principales índices accionarios del mundo se descolgaron con caídas que en muchos casos borraron las ganancias del año.


La descolgada - Dólar cuesta arriba



Golpe a Ecopetrol


Abundante petróleo derrumba el precio



Europa depende del gas ruso