jueves, 31 de marzo de 2016

Pagos electrónicos se blindan para ofrecer más seguridad al usuario

En 2015 se realizaron en Colombia más de 31 millones de transacciones mediante este sistema.

El recaudo de impuesto en 2015 por pago electrónico llegó a 1.943.001 millones, que representó un movimiento superior a los 27.4 billones de pesos.
El recaudo de impuesto en 2015 por pago electrónico llegó a 1.943.001 millones, que representó un movimiento superior a los 27.4 billones de pesos.
Hoy en día, los medios de pago electrónicos están evolucionando y se hacen más frecuentes por parte de los colombianos, debido a su facilidad, practicidad y ahorro de tiempo. En el caso de Pagos Seguros en Línea (PSE), procesa cerca de 2,5 millones de transacciones mensuales, y para el 2016 se proyecta un crecimiento del 30%, frente a las transacciones de 2015, que sobrepasó la barrera de los 31 millones (31,4 millones).

PSE es un sistema centralizado y estandarizado que permite a las empresas ofrecer al usuario la posibilidad de realizar pagos en línea, aprovechando sus recursos desde la entidad financiera donde los tiene. Este servicio en el país es ofrecido por ACH Colombia, miembro de la Asociación Nacional de Cámaras de Compensación Automatizadas de Estados Unidos, conocida como entidad que rige los procedimientos, normas y formatos de los ACH en ese país.
Esta plataforma ACH es utilizada por las instituciones financieras para enviar, procesar, distribuir y recibir pagos y transferencias de una manera sistematizada.


Pagos en línea, en crecimiento
Según cifras suministradas por ACH, las transacciones en cheques efectuadas en 2015 decrecieron el 12 por ciento. Pasaron de 23.853.920 registradas en 2014 a 20.934.402, lo que significó a su vez un crecimiento del 9 por ciento en transacciones en línea con respecto a los pagos en cheque, con lo cual llegó al 88 por ciento frente al uso de la chequera.
Los pagos de seguridad social fueron los más usados por sectores, con el 26 por ciento, seguido por el financiero y el Gobierno, ambos con el 18 por ciento. Tecnología y comunicaciones ocupó el cuarto reglón en 2015 en este tipo de pago, con el 16 por ciento.
El recaudo de impuesto en ese mismo año llegó a 1.943.001 millones, que representó un movimiento superior a los 27.4 billones de pesos.
Para mayor seguridad
Con el objetivo de brindarle mayor seguridad a los usuarios para este tipo de pagos, desde este jueves ACH Colombia, en alianza con el sistema financiero del país, puso en marcha el programa “ACH Protegido, la seguridad nunca se detiene”, que consiste en obtener datos básicos del usuario, a través de un registro único en una página diseñada para este fin. Este programa es un registro y no un sistema de autenticación del cliente.
Los usuarios deberán realizar un único registro de algunos de sus datos básicos, antes de realizar sus compras y pagos utilizando el botón de pagos de PSE; para luego, en el proceso de un pago o una compra, ingresar solamente su correo electrónico. Solo se solicitará información básica no financiera.
“Este nuevo sistema nos permitirá conocer los hábitos transaccionales de los usuarios del botón de pagos PSE para identificar comportamientos inusuales y tomar medidas preventivas, todo esto para mejorar la seguridad de las transacciones”, indicó Gustavo Vega, presidente de ACH Colombia.
Las empresas no necesitarán hacer ningún cambio en sus plataformas, ya que seguirán operado bajo el mismo esquema que existe actualmente.
“Con el programa ACH Protegido, el uso del canal electrónico PSE será más seguro, una idea fundamental para generar más confianza en los usuarios y seguir contribuyendo al desarrollo de los pagos electrónicos en Colombia”, puntualizó Vega.

http://www.eltiempo.com/tecnosfera/novedades-tecnologia/pagos-electronicos-en-colombia/16540025

miércoles, 30 de marzo de 2016

Alistan reforma en tarifas de gas y en regulación de gasoductos


La Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG, trabaja para establecer posiblemente una tarifa única para el gas, así como un nuevo esquema regulatorio para la expansión de redes de gasoductos, que estará listo en julio.
En el caso de la propuesta de la tarifa única, la idea es socializarla en mayo, así como también la segmentación del mercado, para diferenciarlo del eléctrico.
Sobre la nueva regulación, el director del organismo, Jorge Pinto dijo, en el marco del Congreso de Naturgas, que “el país pasará a tener un sistema de tres patas, mediante la inclusión de dos alternativas adicionales en el actual modelo, en el que las empresas presentan sus planes de expansión para que la entidad los apruebe“.
Con ello, señaló Pinto, se busca dar luz verde a la liberación de los cerca de 139 millones de pies cúbicos de gas natural, que están represados por dificultades para su transporte.
Uno de los esquemas tendría el nombre de temporada abierta, en el cual privados harían alianzas con los transportadores de gas. No obstante, el directivo aclaró que “esto no significa que se vaya a suplir al transportador, sino que donde haya cuellos de botella, se puedan resolver con alianzas“.
Otra de las opciones es un esquema de convocatorias que será aplicado a proyectos de peso o de interés nacional, para reforzar la participación de oferentes en estos negocios exploratorios.

http://www.rcnradio.com/economia/alistan-reforma-tarifas-gas-regulacion-gasoductos/?_ga=1.145776883.696817328.1457490908

martes, 29 de marzo de 2016

Los millennials y la lógica de Yepes

“Si pudiera vivir nuevamente mi vida...en la próxima cometería más errores. No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más. Sería más tonto de lo que he sido, de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad…” Borges.

Carlos Raúl Yepes renunció a su cargo como CEO de Bancolombia. La carta de su hija María Luisa, amoroso reclamo de atención a su salud, fue el detonante para que finalmente el joven banquero diera un paso al costado a una edad en que muchos sueñan apenas con conquistar la cima.
De inmediato el mundo corporativo reaccionó con algo de inquietud, casi con incredulidad: Algo no nos están contando!. Y es que dentro de la ecuación de éxito, esa con la que venimos formateados desde la temprana infancia, los ejecutivos exitosos no se retiran, al menos no lo hacen cuando están jóvenes: ¡el retiro es para disfrutar de la vejez!.
Pues Yepes rompió el esquema y tiene a más de uno pensando. El hombre de “le estamos poniendo el alma” estaba donando su cuerpo a la institución y sus repetidos quebrantos de salud prendieron las alarmas de su familia e hicieron eco en un ejecutivo que se probó así mismo que alcanzar la gloria corporativa no siempre es sinónimo de felicidad.
Esta discusión abre las compuertas de un análisis profundo alrededor de ese eterno conflicto del ser humano entre el éxito y la felicidad, el trabajo o la familia, el dinero o la salud, extremos entre los cuales nos debatimos a diario, a los que las organizaciones les gastamos millones en consultoría, y en donde las nuevas generaciones empiezan – con mucho tino- a revaluar los modelos y valores de sus mayores en donde “trabajar, trabajar y trabajar” era el valor supremo.
Las nuevas generaciones han empezado a retar un mundo corporativo que durante décadas diseñó su modelo organizacional pensando en que el trabajo duro, la disciplina férrea y la paciencia, compensarían con lujo años de esfuerzo y de entrega que serían compensados al final con un retiro digno, con tiempo para empezar a vivir.
El dinero, las mieles del poder, y el reconocimiento que llega con la edad, han empezado a ceder terreno como mecanismo organizacional para  retener talento, y empiezan a tener que moldearse alrededor de valores en donde éxito no es sinónimo de jerarquía; logro no es sinónimo de tiempo en la oficina; liderazgo no es sinónimo de autoridad y riqueza no es sinónimo de dinero.
Las nuevas generaciones no tienen en su ecuación el de casa, carro y educación como factor de éxito a edad temprana. En su escala de admiración está por encima el que sabe al que tiene; el que comparte al que atesora; el que viaja al que asciende. Es una generación exigente frente a  modelos de transparencia y trascendencia organizacional en donde el ser humano, su felicidad y su familia están en el centro del eje sobre el que se construye una marca y su capacidad para atraer talento.
Se equivocan por mucho aquellas organizaciones que creen que van a ser capaces de seguir reteniendo su mejor talento a punta de los bonos de turno y de discursos baratos que duran lo que dura el siguiente recorte de estructura.
El sentido de pertenencia del ejecutivo joven se logra armonizando un proyecto retador, un jefe que de retroalimentación genuina y oportuna, un ambiente respetuoso e incluyente, la tecnología como herramienta de productividad (no de esclavización), una cultura emprendedora que abrace el riesgo de equivocarse, un ambiente que priorice al ser detrás del escritorio y una compensación justa.
Bien por Yepes. Hay liderazgos que se evidencian incluso con la renuncia. Afortunadamente para él y su familia logró, seguramente, construir la libertad económica que facilita la decisión. No es desafortunadamente la realidad de la mayoría.
Lo que si es cierto, como en el “Si volviera a nacer” de Borges, es que el modelo que empieza a quedarse con los mejores jugadores del mercado, es aquel que logra un equilibrio: el del trabajo en sus justas proporciones.

http://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/los-millennials-y-la-logica-de-yepes/221544?utm_source=dinero&utm_medium=correo&utm_campaign=2016_03_17

lunes, 28 de marzo de 2016

El sector financiero impulsó la economía en 2015

Carlos Raúl Yepes (Presidente de Bancolombia).

En una fase de desaceleración de la economía, el año pasado el sistema financiero colombiano continuó dándole soporte a la actividad económica por medio de una expansión gracias a la cual preservó su estabilidad y obtuvo buenos resultados. Este año se prevé un menor incremento del crédito.

El sector financiero fue el más activo de la economía en 2015. Según el Dane, con un crecimiento de 4,3% real, que aportó cerca de la tercera parte de la expansión de 3,1% del PIB. Dentro de la actividad financiera, la intermediación fue la más importante, con un incremento de 9,7% real.
Como consecuencia de esta expansión, la profundización financiera se prolongó de manera sostenible sin arriesgar la estabilidad de la economía. De acuerdo con los datos de la Superintendencia Financiera de Colombia, los activos del sistema financiero aumentaron 4,7% en términos reales. La mayor parte de ellos (44,8%) constituida por los activos de los establecimientos de crédito. Los préstamos otorgados por ellos se incrementaron 7,6% real anual. Gracias a esta dinámica, la cartera llegó a 49,1% del PIB, mientras que los activos de las instituciones financieras ascendieron a 156,3% del PIB.
Como es normal en una fase de desaceleración de la economía y en un ciclo de normalización de la postura monetaria, el crédito se ralentizó el año pasado. A lo largo de este periodo, su tasa de crecimiento real disminuyó cerca de dos puntos porcentuales, debido a un incremento menos dinámico de la demanda y a un aumento más cauto de la oferta. La demanda por crédito creció a unas menores tasas como consecuencia de un deterioro de las expectativas de los inversionistas y de los consumidores sobre el desempeño de la economía, junto con un aumento de la carga financiera de los hogares que, por la mayor deuda y el costo más alto, los hace dedicar buena parte de sus ingresos a cumplir con sus obligaciones.
Al mismo tiempo, en la medida en que la capacidad de pago de los demandantes desmejora, los establecimientos de crédito se vuelven más precavidos para otorgarlo. Por tanto, es probable que este año el crédito se siga desacelerando, en vista de que es previsible que la postura monetaria continúe estrechándose por medio de incrementos en las tasas de interés del Banco de la República para anclar las expectativas de inflación y moderar el gasto privado.
A pesar del menor crecimiento de la economía, la cartera de los establecimientos de crédito preservó una excelente calidad el año pasado, con una tasa de mora que se mantiene estable en mínimos históricos (2,9%). De esta manera, el riesgo de crédito permanece bajo y está mitigado por medio de una holgada cobertura (154%). Como la cartera bruta se incrementa más rápido que la vencida, no es previsible un deterioro de la calidad del crédito en el corto plazo.
Los establecimientos de crédito conservan una estructura de negocios basada en el otorgamiento de préstamos (66,6% del activo) y un fondeo soportado en la captación de depósitos (71% del pasivo). Como los depósitos han aumentado menos rápido que la cartera, los bonos de deuda emitidos han ganado importancia en la financiación. Por tanto, para estas instituciones resulta vital mantener la confianza del público para preservar el volumen y el costo de este, de modo que puedan conservar un flujo adecuado de liquidez y sostener el margen de ganancia.
Por esta razón, deben permanecer bien capitalizadas y su patrimonio debe ser de óptima calidad, para que los titulares de los depósitos y los tenedores de los bonos de deuda bancaria perciban que están bien respaldados. En consecuencia, la relación de solvencia debe por lo menos cumplir la regulación. Esto explica que los establecimientos de crédito mantuvieran el año pasado una elevada solvencia, tanto total (15,4%) como básica (10,1%), que excede con holgura los mínimos exigidos por la regulación (9% y 4,5%). Además, el capital regulatorio estuvo compuesto en 63,6% por el Tier 1 (patrimono básico ordinario y básico adicional) y en 34,7% por el Tier 2 (patrimonio adicional).
La firme solvencia permitió a los establecimientos de crédito mantener una liquidez adecuada para atender sus compromisos de corto plazo: los activos líquidos superaron 2,3 veces los requerimientos de liquidez netos hasta 30 días.
A pesar del cambio de métrica introducido por las Niif, que infló las utilidades respecto de periodos anteriores, la rentabilidad (con un ROA de 1,9% y un ROE de 13,9%) permaneció en una tendencia decreciente de mediano plazo. No obstante esa inclinación decreciente, la rentabilidad y las oportunidades de aumentar la profundidad y la inclusión financiera son un imán para las firmas extranjeras, cuya entrada al sector continúa.
Con estos resultados, los establecimientos de crédito mantienen la solvencia, permanecen líquidos y rentables, mitigan de una manera apropiada los riesgos que entraña su actividad y atraen inversión extranjera. Por tanto, están en buenas condiciones para afrontar el ajuste de la economía colombiana a un incremento menos dinámico del ingreso nacional, junto con la volatilidad que generan en los mercados financieros la incertidumbre sobre la actividad económica global y la inestabilidad financiera en China y Europa.
Cartera, a ritmo más lento
Tras registrar un incremento de 5% en sus utilidades –al pasar de $2,38 billones en 2014 a $2,51 billones en 2015–, en Bancolombia se preparan para un 2016 con desaceleración económica, pero con más ganancias. Aunque suene paradójico, en el banco más grande del país consideran que la situación actual les brinda una oportunidad, pues cuentan con el capital suficiente para seguir creciendo, pese a que cada vez la liquidez está más apretada.
“Hemos logrado mantener estable nuestro costo de fondeo, aun con la subida de las tasas de interés del Banco de la República, lo que nos permite seguir prestando. Prueba de ello fue que este año ya le prestamos casi $1 billón a Ecopetrol y estuvimos en el cierre financiero de la concesión Pacífico III”, explica Jaime Velásquez, vicepresidente financiero de Bancolombia.Mientras en el último año las tasas del Emisor han subido más de 100 puntos básicos, el costo de fondeo de Bancolombia se ha incrementado en 2 puntos básicos. Esto hace que mejoren sus márgenes y, por ende, sus utilidades.No obstante, Velásquez aclara que, por el menor ritmo con que se estima avanzará la economía, ellos también ven un menor crecimiento de su cartera. En 2015 la cartera de Bancolombia creció 26%, pero si se le quita el efecto devaluación, derivado de su operación en el exterior, el avance fue de 12%. Para 2016 esperan un crecimiento entre 6% y 8%.

http://www.dinero.com/edicion-impresa/negocios/articulo/los-sectores-de-mayor-desempeno-en-la-economia-en-2015/221474?utm_source=dinero&utm_medium=correo&utm_campaign=2016_03_17

domingo, 27 de marzo de 2016

Redes sociales: oportunidad y riesgo para las empresas

Las compañías, al igual que las personas, tienen ahora un medio de comunicación propio, con capacidad infinita para generar opiniones.



Ramiro Prudencio

Ramiro Prudencio, CEO y Presidente de Burson- Marsteller Latinoamérica.


Las organizaciones empresariales, cualquiera que sea su tamaño, deben repensar su estrategia de comunicaciones y mercadeo. El desafío impuesto por las redes sociales implica la necesidad de fortalecer sus departamentos de marketing, integrándolo con todas las áreas de la empresa y convirtiendo a cada uno de los empleados en un medio de comunicación que cumple la función de posicionar las marcas a través del nuevo poder de las comunicaciones: la opinión viral.

Portafolio habló con un experto en el tema. Se trata de Ramiro Prudencio, CEO y presidente de Burson-Marsteller Latinoamérica.


¿Qué ha cambiado en la consultoría de las comunicaciones?


Efectivamente, ha habido cambios, como consecuencia de dos fenómenos que hemos identificado.

Uno de ellos es que la reputación corporativa e institucional se vuelve cada vez más importante para las organizaciones. Las empresas están operando en medio de sociedades que son cada vez más plurales y democráticas. Cualquier persona con un dispositivo se vuelve un formador de opinión pública. Por eso, las organizaciones ya no se pueden enfocar solamente en su relación con los medios, el Gobierno y otras élites de opinión, sino con la sociedad en general. 

Hoy en día, las empresas tienen que rendir cuentas ante la sociedad civil, y atender sus exigencias de responsabilidad social.


¿Cuál es el segundo punto? 


El segundo punto es el cambio en el comportamiento del consumidor, que cada vez está más informado. Eso significa que hay que diseñar estrategias para llevarles la información correcta y oportuna a los consumidores para la toma de decisiones de compra. Aquí es muy importante la comunicación de marketing.


¿Las redes sociales son las protagonistas de estos cambios?


Así es. Pero también son fuentes de información muy rica para las empresas a la hora de hacer crecer sus marcas. Los datos que los consumidores suministran en las redes sociales permiten enfocar las estrategias concretas hacia audiencias o nichos específicos del mercado. Por ejemplo, por afinidad, ubicación geográfica, actividad, edad, etc. 


¿Cuáles son los riesgos y las oportunidades que enfrentan las empresas ante las redes sociales?


Las marcas siempre han vivido del boca a boca, pero su capacidad de escalar se potencia de una manera infinita través de las redes sociales. Por eso la experiencia positiva se vuelve muy importante, pero también se puede convertir en un asunto muy crítico, cuando esa experiencia es negativa. Las redes no deben ser usadas solamente para captar denuncias sino para aprovechar oportunidades.


¿Y cómo responder a este fenómeno?


Esto requiere de eficiencias en el gasto publicitario. Imagínese si usted aumenta el gasto de publicidad en experiencia del cliente para cuidar de él, esa persona se convierte en el vehículo de promoción a través de su medio de comunicación propio.


¿Qué debe hacer una empresa o un personaje público para enfrentar esta exposición ante la sociedad?


Las organizaciones deben diseñar sus estrategias de acuerdo a sus necesidades digitales. La gran transformación es que las empresas tienen todo para ser compañías de medios, es decir, deben producir contenidos mediatices. Eso les genera una gran oportunidad, pero hay que diseñar una estrategia sobre cómo llegar al público a través de los diferentes canales, pero haciéndolo bien. Ya no necesitan pasar por terceros, es decir, por los medios. 


¿Cómo proceder ante la oportunidad que tienen las empresas de mostrar las cosas buenas que hacen?


Cada uno de los funcionarios de una compañía es un minidepartamento de información, que está comunicando hacia afuera si su empresa está cumpliendo con su función social. Eso significa que hay que trabajar también más fuerte en la comunicación interna.
Las empresas deben capacitar a la gente respecto a su comportamiento en las redes sociales. Los empleados son un canal permanente de alta credibilidad, por cuanto pueden aportar pruebas y experiencias positivas o negativas de la compañía para la cual trabajan.


¿Cuál es la nueva tendencia de las comunicaciones?


Los hilos o las murallas que separaban a la comunicación se rompieron. El marketing directo desapareció. 

Por eso, hoy nuestra compañía está incorporando personas de todas las profesiones. Por ejemplo, publicistas, politólogos, abogados, economistas y, desde luego, periodistas. Hoy no solamente trabajamos en espacios mediatices.


¿Quiénes deben hacer parte de la estrategia de ‘marketing’ de una empresa?


Es clave reestructurar su división de comunicaciones para asegurarse de que estas plataformas sean bien utilizadas y optimizadas. También hay que entender que esta es una gran oportunidad para promover las marcas. Allí deben estar todas las áreas de la empresa. Es necesario que la estrategia sea conocida por todos los miembros de la organización, porque cada uno es un medio que transmite información.


¿La coyuntura de desaceleración de la economía implica un cambio en la comunicación o en el mensaje?


Lo que vemos es que las empresas están adecuando su comunicación hacia un consumidor que ante el panorama económico está cuestionando todos sus gastos. Hay sectores que están creciendo en estos momentos, como el de consumo y el financiero, a pesar de la coyuntura. Otros, como el energético, están en problemas por la crisis de las materias primas.

En coyunturas como la actual la comunicación debe reforzar el tema del valor, es decir, cómo un determinado producto pude resulta favorable para un hogar. 

Además, en muchos países han estallado grandes escándalos de corrupción, y las instituciones públicas están en discusión, pero esto involucra a las privadas. Esto hace que la exigencia de transparencia se imponga con más fuerza. No es que el Gobierno sea el único corrupto, sino que existe alguien del sector privado que estuvo dispuesto a pagar por un beneficio particular. Aquí es donde juega un papel muy importante la reputación.


‘ESTAMOS ANTE UN BARÓMETRO CONTINUO’



¿Qué es atender hoy una crisis frente a lo que era hace unos años?


La sociedad civil es cada vez más exigente, al igual que los medios y los gobiernos son más maduros en su función de fiscalizar y regular los mercados. A esto se suma la comunicación digital. 

Antiguamente nosotros preparábamos las respuestas de las empresas a los medios de comunicación y las entregábamos unas horas después o por la noche. Hoy es necesario responder inmediatamente, porque se potencia no solamente a través de las redes sociales sino de los medios, incluso los que antes eran escritos y ahora difunden la información en sus sitios web. Son casi una estación de radio.

Las crisis estallan en las redes sociales y se multiplican a través de los medios. Antes debíamos atender solamente a los periodistas y no había mucha información. Hoy tenemos un barómetro continuo que nos permite medir la imagen y la reputación.
La información que recibimos de las redes nos permite señalar si se está ante una crisis y cuál es su magnitud.


¿Cuál es la tendencia de la estrategia de promoción de las marcas o de los contenidos en los sitios web?


La moda es el snapchat que practican los jóvenes entre 16 y 25 años de edad. Se trata de un mensaje muy corto, de apenas unos segundos, que lanza un mensaje atractivo que invita al consumidor a conocer más detalles del tema. Eso está siendo utilizado por The Wall Street Journal para que los lectores vayan a sus notas más profundas. Esta es una plataforma que comenzó para enviar micromensajes de 10 segundos, que se ven y luego desaparecen. Ahora tienen un poco más de extensión.

También hay plataformas que permiten interactuar con los clientes de manera directa. Cada canal tiene un perfil y una finalidad, y lo que debe hacer la empresa es organizarse para aprovecharlos. 


¿Las facultades de comunicación social están a tono con las nuevas realidades de esta actividad?


Yo creo que las nuevas generaciones son nativas del mundo digital y por ello no se resisten a esta realidad. Las universidades también han introducido cambios. 

Pero en Burson-Marsteller no dejaremos de exigir que los jóvenes que trabajan para nosotros sepan escribir bien, manejen correctamente la ortografía y el idioma, cualquiera que sea. Nos preocupa la calidad de los nuevos profesionales y por eso creo que las bases del periodismo en las universidades siguen siendo las mismas.


¿Cómo se imagina la tecnología en 10 años?


Es muy difícil saber cómo serán las comunicaciones en 10 años, así como hace una década no sabíamos cómo iba a ser lo que estamos viviendo hoy. Lo que sí creo es que los usuarios van a producir más información y datos sobre sus hábitos de consumo de información y entretenimiento. Por eso los medios deben mejorar la calidad acorde con lo que los lectores buscan.

Los medios ya están repensando su estrategia hacia los medios digitales. Sería una pérdida enorme si los medios abandonan la investigación. Esa es una función clave en la democracia y en la sociedad.


¿Cómo ve a América Latina en este contexto?


América Latina ha dejado de ser solamente receptor y se ha convertido en emisor, como resultado de que sus economías, los pensadores y los emprendedores están más maduros. Dejamos de ser islas.

http://www.portafolio.co/negocios/empresas/redes-sociales-oportunidad-riesgo-empresas-492843

sábado, 26 de marzo de 2016

Dian dio a conocer la resolución para la facturación electrónica

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) dio a conocer la resolución para consolidar la factura electrónica en Colombia, en la que se definen estándares, formatos y requisitos que se incluirán en el modelo de facturación.

La factura electrónica se estableció en noviembre de 2015 con el decreto que definió las condiciones de expedición, con fines de masificación y control fiscal y para facilitar y simplificar su utilización masiva por parte de las empresas.
El decreto 2242 establece la existencia de una obligación futura de adaptación a la factura electrónica para ciertas personas, tanto naturales como jurídicas, que serán seleccionas de forma gradual por la Dian.
Para dicha selección, la Dian atenderá criterios como: el volumen de operaciones, ingresos, patrimonio, importancia en el recaudo, nivel de riesgo, cumplimiento de obligaciones tributarias, solicitantes de devoluciones, zonas urbanas o rurales.
El sistema de control para las facturas electrónicas formato estándar XML de la factura, sistema de numeración consecutivo autorizado por la Dian para garantizar la unicidad, formato de código único, firma electrónica y la autorización de los proveedores tecnológicos.
Además, el sistema incluye el formato opcional de rechazo de la factura electrónica por parte del adquirente, cuando sea del caso.
El emisor deberá enviar una copia de la facturación electrónica a la Dian en un plazo de 48 horas y una vez recibida la factura electrónica, la Dian informará de la recepción al emisor del documento a través de un mensaje automático transmitido desde el Servicio Informático de Factura Electrónica de la entidad.
La Dian verificará el contenido de las facturas a fin de que se cumplan los requisitos normativos. De esto de penderá si se valida o si se requiere corrección del documento para una nueva factura.
Es importante que él ponga a disposición del adquiriente la factura emitida ya sea de forma electrónica o en papel. Tanto el emisor como el adquiriente tienen obligación de conservar las facturas.

http://www.larepublica.co/dian-dio-conocer-la-resoluci%C3%B3n-para-la-facturaci%C3%B3n-electr%C3%B3nica_360591

viernes, 25 de marzo de 2016

Los mitos laborales que rompen las 'millennials'

En el 2020, los nacidos alrededor de 1980 serán el 50 por ciento de la fuerza laboral.

Los estudios de Catalyst dicen que el 90 por ciento de las mujeres 'millennials' creen que la discriminación de género es común en los lugares de trabajo.
Los estudios de Catalyst dicen que el 90 por ciento de las mujeres 'millennials' creen que la discriminación de género es común en los lugares de trabajo.
A los 30 años, la ingeniera comercial Francisca Pacheco ya había dejado su cuarto trabajo. Probó en la banca y el comercio. Había tenido experiencias diversas, desde sentarse a escuchar cómo un gerente le pedía que no se fuera cuando quiso cambiar de área hasta ser despedida de otra compañía, donde sintió que ella –soltera y sin hijos– nunca encajó. También había recibido aumentos y viajes de reconocimiento en su paso por el sector formal. “Pero nada de eso me tenía tan contenta como estoy hoy”, dice la dueña de la cervecería artesanal +56.
Pacheco está en una peluquería de Santiago hablando por celular, mientras mira su computador, instalado frente al espejo. En él tiene su oficina móvil. Son las 11 de la mañana de un jueves. Ella es una ‘millennial’, miembro de la generación de los nacidos alrededor de los años 80 y que para el 2020 serán la mitad de la fuerza laboral del planeta. El dato, del centro de estudios estadounidense Catalyst, es solo uno de los tantos que en los últimos cinco años se han registrado para caracterizar a este grupo de jóvenes, que no solo se están integrando al mundo del trabajo, sino que lo están cambiando.

“En general, los trabajadores de la generación Y (la otra denominación de los ‘millennials’) están mucho más dispuestos al cambio y persiguen objetivos en sus carreras como algo fundamental. Y, a diferencia de generaciones como los baby-boomers o los de la generación X, no se obsesionan con crecer en una organización hasta llegar al tope. Su visión es más dinámica y abierta al mundo”, resume María Eugenia López, gerente de estudios de capital humano de Pricewaterhouse Coopers (PwC) en Chile.
“Los proyectos de vida dejaron de ser lineales –sentencia Elvira Chadwick, de la consultora Lado Humano–. Y eso es más claro en el caso de las mujeres, para las que siempre existió una mayor linealidad: estudiar, casarse, tener hijos, ascender.Hoy, la falta de linealidad está generando demasiada incertidumbre alrededor de los ‘millennials’, y donde más se nota el choque generacional es en el mundo laboral. 
“Yo venía de una familia tradicional –recuerda Pacheco, sentada en la peluquería–. Soy de provincia, me vine a Santiago a estudiar ingeniería y entré a trabajar a un banco. Estuve como año y medio, y me fui porque me tocó el período de fusión con otra entidad. Me fui a otro banco, donde había un desafío muy entretenido de armar la banca de empresas, que no existía. Ahí formamos un grupo que era capaz de trabajar hasta las 9 o 10 de la noche, y pasándolo muy bien”. Francisca recuerda el impacto que tuvo la decisión entre sus parientes. Ella venía de una familia donde los trabajos se preservaban.
Según Catalyst, el tiempo promedio de permanencia en los empleos es corto. “Mujeres y hombres ‘millennials’ coinciden en que estar en un trabajo durante tres años es más que razonable, así que luego no dudan en cambiar –dice la investigadora Anna Beninger–. Lo interesante es que no lo hacen por flojos o porque se aburran en una compañía. Lo que ellos quieren es ser desafiados y, más importante, ver que gracias al trabajo duro serán promovidos. Lo que encontramos en nuestra investigación es que cuando eso sucede, cuando encuentran nuevas oportunidades y desafíos en su lugar de trabajo, tratan de permanecer en las organizaciones”.
Francisca Pacheco, dueña de la cervecería artesanal +56. Foto: Archivo particular
Luego de participar en el reto de crear una banca de empresas, Francisca Pacheco descubrió que el marketing la atraía y decidió abandonar el banco. Para Elvira Chadwick, directora ejecutiva de Lado Humano, la permanente disponibilidad de los jóvenes a migrar es un signo propio de los tiempos de la red social: “Hoy puedes estar constantemente vitrineando gracias a redes como LinkedIn. Son superdialogantes la necesidad y la oferta. LinkedIn invita a que tengas actualizado el currículo. Y los que son inteligentes y hábiles lo saben aprovechar”.
Los datos de Catalyst dicen que el 82 por ciento de los ‘millennials’ están deseosos de cambiar de trabajo en busca de mejores oportunidades. Y la información local de Pricewaterhouse muestra que, en el caso de las mujeres, aunque el 67 por ciento dicen estar contentas con la empresa donde trabajan, el 58 por ciento no están satisfechas con la labor que realizan.
“Eso habla de un nivel de expectativas particular –comenta María Eugenia López, de PwC Chile–. Pueden estar en una tremenda empresa, pero sienten que lo que están haciendo no las deja satisfechas, y esto les genera todo un proceso a los líderes de las organizaciones, que deben estar atentos para no perder talentos. Hoy, una mujer joven que ha postergado su maternidad se puede cambiar cuatro veces de trabajo entre los 25 y los 35 años. Eso es lo normal para hombres y mujeres”.
El sexismo persiste
Aun cuando es cierto que la generación ‘millennial’ es una de las más equitativas a la hora de la entrada al mercado laboral, inmediatamente dentro –según la experiencia medida por los investigadores– surgen las diferencias de género. “Aunque el mercado da señales de disparidad en términos de renta, por ejemplo, las mujeres se plantean su carrera sin límites –explica la investigadora de PwC Chile–. Y no tiene por qué no serlo, si llegan a trabajar con los mismos estudios y méritos que un varón. Hoy, el 60 por ciento de las nuevas trabajadoras cuenta con un magíster”.
Pero la realidad es otra. Francisca Pacheco lo vivió sutilmente cuando llegó a su tercer trabajo en la banca, buscando un buen sueldo: “Ahí no encajaba. No puedo decir que ganaba menos que los hombres, pero sí sentía que tenía que trabajar el doble para demostrar que era igual. Entonces me vino esta crisis interna de querer algo más. Al final me echaron. Arrendé mi apartamento y me fui a Estados Unidos a estudiar inglés”.
Los estudios de Catalyst dicen que el 90 por ciento de las mujeres ‘millennials’ creen que la discriminación de género es común en los lugares de trabajo. El 84 por ciento dicen que los sesgos de género han ralentizado su avance laboral y el 78 por ciento dicen que eso ha impactado negativamente sus carreras.
En todo caso, algo que sí ha cambiado es la forma en que ellas planean su carrera. “Hoy, las carreras ya no son lineales, es mucho más jungle gym –dice Beninger, en referencia a los juegos de trepar en los parques infantiles–. Vemos muchos movimientos laterales dentro de una misma organización, donde las personas están realmente buscando llenar su ‘maletín de herramientas’ para enfrentar nuevos desafíos”.
Una de las exigencias de entrada de estas mujeres es la flexibilidad. Y como demuestran la postergación de la maternidad y el computador de Francisca sobre el peinador de la peluquería, la flexibilidad no tiene que ver con la conciliación familia-hogar. 

“Son la primera generación nativa digital. Las personas tienen un acceso a la tecnología que les hace ser realistas respecto de su expectativa de trabajo remoto o jornadas comprimidas. Por eso creen que la evaluación del trabajo debiera ser sobre el resultado, que es lo único que importa, no dónde ni cómo ha sido realizado”, sostienen desde Catalyst.
“La dimensión laboral dejó de ser tan simbólica –explica Elvira Chadwick–. Es solo un ámbito más de la vida, como lo es todo: el tiempo libre, la actividad física, las relaciones sociales y los viajes. Mucho viaje. Y buscan conciliar todo”.
La movilidad que les incentiva la tecnología es llevada al extremo. Ya no solo quieren estar fuera de una oficina, sino que no creen necesario permanecer en el país. Mucho menos si, en el caso de las mujeres, todavía no hay hijos que cuidar. “Hoy, cuando entrevistas a mujeres jóvenes para un trabajo, tres de cada cinco te preguntan si van a tener la posibilidad de viajar”, cuenta María Eugenia López, de PwC Chile.
“En un banco se dieron cuenta de lo mucho que me gusta viajar y empezaron a premiarme”, relata Francisca Pacheco. Pero con el paso del tiempo, ella empezó a sentir que necesitaba más libertad.
Y ahí es cuando surge otro mito que esta generación de mujeres empezó a derribar. “Antes se creía que las ideas de negocios eran de los hombres –apunta Chadwick, de Lado Humano–. Pero hoy ves que en esta generación el emprendimiento es 60 por ciento hombres y 40 por ciento, mujeres. Y eso es un cambio reciente, porque cuando con mi socia quisimos emprender en el 2002, en el banco nos pidieron tener a los maridos como aval para crear una cuenta empresa. O sea, en poco tiempo eso ya cambió”.
Francisca Pacheco, fundadora, dueña y directora comercial de cerveza +56, lo sabe bien. Ella vendió su apartamento, se fue de viaje y guardó dinero para emprender. Eso fue dos años atrás. Hoy viene llegando después de integrar la avanzada de jóvenes ‘millennials’ que con sus emprendimientos estuvieron representando a Chile en la Expo de Milán.
La crisis económica los acostumbró al cambio
La estadounidense experta en liderazgo Lauren Stiller Rikleen conoce muchas historias como las de Francisca. La autora del libro ‘You Raised Us Now Work With Us’ ‘ustedes nos criaron, ahora trabajen con nosotros’), dedicado a mitigar el choque generacional en el trabajo, cree que parte de la fama de inestabilidad que acompaña a los ‘millennials’ está dada porque el contexto económico en que crecieron hizo del cambio laboral algo normal en sus vidas: “Comenzaron a integrarse al mundo laboral en el pico de la crisis económica –apunta Stiller Rikleen–. Entonces, es concordante que muchos de sus primeros movimientos hayan tenido que ver con la pérdida de puestos de trabajo”.
Lauren Stiller Rikleen dice que una gran diferencia de las ‘millennials’ respecto de las generaciones anteriores de mujeres son las razones para dejar un trabajo. La renuncia para dedicarles tiempo a los hijos ya no está tan presente, porque han cambiado tanto las organizaciones –haciéndose más flexibles– como las mujeres, que postergan la maternidad. Hoy, dice la experta, las trabajadoras más jóvenes enfrentan un escenario mucho más paritario.
“A medida que hablo con mujeres alrededor del país, es claro que una importante mayoría ya no deja de trabajar para irse a la casa, sino que busca mejores oportunidades laborales. En muchos casos se marchan cuando perciben que pueden ser mejor pagadas en otro lugar”, agrega.

http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/gente/mitos-laborales-que-rompen-las-millennials/16542200

jueves, 24 de marzo de 2016

Manizales, líder en progreso social en un grupo de 10 ciudades

Bucaramanga, Medellín, Bogotá y Pereira están en un rango medio-alto en esa medición.

La primera medición hecha en el país del Índice de Progreso Social (IPS), definido como el primer modelo integral, que ha venido tomando fuerza en el mundo, y que permite establecer el bienestar de las personas en una sociedad de forma independiente y complementaria a las medidas económicas, dejó a Manizales como la única ciudad del país con un promedio alto y con los mejores resultados.
Bucaramanga, Medellín, Bogotá y Pereira le siguieron en ese listado en un rango medio-alto, por encima de Ibagué y Barranquilla, que aparecen en un nivel medio-bajo. El escalafón de las 10 ciudades analizadas lo completan Cali, Cartagena y Valledupar, con los promedios más bajos.

No obstante, y pese a que en los resultados se admite que el desempeño de las 10 ciudades es positivo, los datos señalan que aún existe una brecha importante entre las regiones Andina y Costa Caribe.
El IPS se rige por cuatro principios básicos: sólo considera indicadores sociales y ambientales; de resultado y no de esfuerzo; indicadores relevantes para el contexto; e indicadores accionables para la política pública.
“Como un complemento del producto interno bruto (PIB), el IPS también basa sus mediciones en tres ejes principales: necesidades básicas (nutrición y asistencia médica básica, agua y saneamiento, vivienda y seguridad personal), fundamentos de bienestar (acceso a conocimientos básicos, acceso a información y comunicaciones, salud y bienestar, y sustentabilidad del ecosistema) y oportunidades (derechos personales, libertad personal y de elección, tolerancia e inclusión y educación superior)”, explicó Michael Green, director ejecutivo del Social Progress Imperative.
Sostiene, además, que a través de 52 indicadores agrupados en esos tres grandes componentes, se crea un indicador compuesto que permite ver cómo avanzan los países, y en este caso también algunas de sus ciudades.
Los hallazgos
En cuanto a necesidades básicas se encontró que los mayores puntajes en satisfacción para el 2014, año para el que se realizó la medición, fueron en Manizales, Bogotá y Medellín, con un promedio de 76 sobre 100, que caracteriza a los niveles de progreso social altos.
Se evidenció también que uno de cada cinco ciudadanos de Cartagena, Barranquilla o Valledupar habita en una vivienda sin condiciones adecuadas, y que un ciudadano de Cartagena o Barranquilla tiene el doble de probabilidad de morir por desnutrición que uno residente en Bogotá, Medellín o Pereira.
En cuanto a los fundamentos de bienestar, según los resultados del IPS, Bogotá y Bucaramanga muestran mejoras constantes y notablemente superiores a las del resto de ciudades, especialmente a partir de 2011. Bogotá, por ejemplo, lidera esta dimensión con un puntaje de 82 sobre 100.
De igual forma, en Bucaramanga más de la mitad de los niños obtiene puntajes satisfactorios en las pruebas Saber-9, mientras que en Cartagena o Valledupar, sólo uno de cada cuatro infantes obtiene una buena calificación.
Otro dato es que en la capital de Caldas, uno de cada cinco ciudadanos utiliza medios de transporte no motorizados, al tiempo que en Barranquilla, Cartagena o Medellín apenas uno de cada 20 lo hace.
Y en el campo de las oportunidades se pudo establecer que todas las ciudades del país, salvo Manizales, presentan puntajes menores en esa dimensión que en cualquiera de las otras dimensiones del IPS.
Cali, Cartagena, Valledupar e Ibagué tienen puntajes muy bajos. Bogotá queda relegada al sexto lugar.
En este aspecto, también se revela que en la capital del país, Cali o Manizales se presenta la mitad de los embarazos en adolescentes, frente a lo que sucede en Cartagena o Valledupar.
Por otra parte, en Ibagué hay tres veces más niños que en Manizales participando del mercado laboral o que dedican más de 15 horas semanales a realizar oficios del hogar.
El primer IPS aplicado a ciudades nació en Colombia en septiembre de 2015, producto de un esfuerzo de colaboración entre instituciones y organizaciones preocupadas por medir y mejorar la calidad de vida de los colombianos, mientras que la medición global se creó en el 2013 por el Social Progress Imperative, con el fin de calificar a los países con base en su desempeño social y ambiental, y que es promovido por organizaciones como la Fundación Sköll, la Fundación Avina y Deloitte a nivel mundial.
El hecho de que las ciudades cuenten con este tipo de mediciones, de acuerdo con sus autores, contribuye a guiar a las ciudades del mundo a cumplir los objetivos de desarrollo sustentable de las Naciones Unidas, así como a identificar prioridades para hacer de ellas espacios más inclusivos, seguros y sostenibles.
De igual manera, busca promover acciones de alto impacto social y ambiental, a través de procesos abiertos, colaborativos y multisectoriales.
Y aunque el IPS para las ciudades comenzó a aplicarse en el 2015, los autores recopilaron datos de las tendencias de Progreso Social entre los años 2009 y 2014, donde se vio que, pese a unas diferencias importantes, todas las ciudades del país incrementaron sus niveles de progreso social en alguna medida.
El IPS promedio de las diez ciudades pasó de 54,8 a 64,0. Tomadas en su conjunto, las ciudades colombianas transitan actualmente de niveles de progreso social ‘medio-bajos’ a ‘medio-altos’, según muestran las estadísticas.
La ganancia en seis años
Uno de los aspectos relevantes del análisis que realizó el IPS sobre el grupo de 10 ciudades colombianas es que ninguna registró retrocesos en el 2014, frente a su indicador del 2009.
Medellín, por ejemplo, que tiene un puntaje de 72,6, logró sumar en estos seis años cerca de 15 puntos, que la sitúan como la de mayor avance.
Manizales obtuvo 11,6 puntos; Cartagena, cerca de 11; Bucaramanga, unos 10, e Ibagué, 9. Valledupar fue la de menor avance: 3 puntos.

http://www.eltiempo.com/economia/sectores/manizales-lider-de-prograso-social/16542103

miércoles, 23 de marzo de 2016

Cinco estrategias para ser una mujer poderosa en su carrera

A pesar de la desigualdad y la brecha salarial que aún existe, siempre habrá una forma en la que una mujer se destaque por sus habilidades y las características propias del género femenino.

Cinco estrategias para ser una mujer poderosa en su carrera 

En un mundo que es cada vez más competitivo, puede llegar a ser mucho más complicado para las mujeres lograr destacarse en su profesión y, con ello, llegar a ocupar cargos importantes dentro de una organización. Hoy en día no sólo se trata de tener más títulos y estudios de posgrado o idiomas, sino también de lograr tener una experiencia y visión que estén alineados con los objetivos de una empresa.
No obstante, esto no es una clave que le asegure a una mujer llegar a ocupar un cargo alto dentro de su empresa, pues muchas veces características como su sensibilidad o los compromisos de su hogar pueden confundirse como defectos o debilidades que limitan, realmente, su crecimiento o proyección profesional.
Estos son sólo algunos de los factores o excusas comunes que han llevado a cifras no tan favorables para el género femenino, en materia laboral. Por ejemplo, el desempleo femenino corresponde al 58,3% de la tasa nacional, en comparación con el 41,7% masculino. Además, la brecha salarial alcanza el 21%, en contraste con la participación en los procesos de formación que evidencian mayor participación de la mujer.
Además, en el país el 3,4% de las mujeres cuentan con estudios de posgrado, frente al 2,5% de los hombres; el 8,6% de las mujeres tienen formación universitaria, en contraste con el 5,9% de los hombres; el 12% de las mujeres cursan estudios técnicos, en comparación con el 7,2% de los hombres; y el 31,6% del género femenino cuenta con grado de formación bachiller, a diferencia del 28,7% del masculino.
Para el profesor Iván Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, como consecuencia de la asignación cultural de los roles de cuidado del hogar y de otras personas, las mujeres ven reducida ostensiblemente su participación en el sistema de relaciones laborales. “Tener personas a cargo reduce la oferta laboral femenina en 17,5% y la masculina solo en 2,5%”, afirmó.
La clave: destáquese
Con todo este panorama, la cuestión para llegar a triunfar en un ambiente laboral no se basa en tener una actitud feminista rígida y ortodoxa en la que critique a aquellos que no le dan su lugar correspondiente como fuera deseable.
Ahora, hay que tener en cuenta que las percepciones de las generaciones pueden variar dependiendo de los hábitos y la cultura en general, pero esto es también una herramienta de la cual las mujeres pueden valerse:
 
“Se trata de la integración de la familia y del trabajo. Determina cómo debe ser esta integración familia-trabajo para ti como individuo, de manera que hagas lo necesario para lograrla, tanto profesional como personalmente. Nuestros dispositivos personales se han convertido en dispositivos de trabajo y, francamente, pueden hacerse más cosas de una mejor manera. Puedes decidir venir a las nueve, salir temprano, no hay problema. Luego trabajar dos horas por la noche, después de que los niños se han ido a la cama. Trabajar desde casa. ¡Genial!.” Jonas Prising, CEO de ManpowerGroup.
Así, según los expertos de Quint Careers, sugieren desarrollar los siguientes consejos en su vida laboral, con el fin de destacarse:
  1. Fórmese y aprenda lo más que pueda: Esta siempre será el arma más poderosa que cualquier persona puede usar con el fin de prepararse para un ambiente laboral competitivo. Esto implica no sólo “acumular” una cantidad de títulos específicos, sino también de reconocer la importancia de adquirir destrezas en herramientas para hacer los procesos en una empresa.
En esto, muchos hombres no suelen tener una característica: la persistencia y paciencia, lo que le permite a ellas seguir en su crecimiento profesional, a pesar de los horarios o la familia. Entonces, el conocimiento se vuelve una herramienta de poder.
  1. Internet lo es todo: De acuerdo con una encuesta de Nielsen, la mayoría de mujeres comprenden más términos y usan más internet que los hombres, siendo más eficientes en sus búsquedas. Esto hace que sepan aprovechar mejor la cantidad de información que encuentran y usar la que realmente necesitan para ponerla a su favor. Contar con ese dominio de internet y mantenerse a la vanguardia, siempre será una herramienta clave para triunfar.
  2. En lo personal: hay grandes diferencias en la forma en las que un hombre y una mujer se comunican y se relacionan. La capacidad de construir relaciones y colaborar, son características básicas que pueden darse mejor en el género femenino. Esto no sólo es positivo en el relacionamiento de los clientes, sino entre los compañeros de trabajo mismos.
  3. Planifique su carrera: mentalícese y visualícese a dónde quiere llegar. En esto, los hombres pueden llegar a ser un poco más firmes en sus proyectos de vida, por lo que es muy importante trabajar en este aspecto. Además, hay que tener en cuenta que una mujer puede llegar a tener una vida laboral un poco más inestable (teniendo en cuenta las cifras que ya vimos, así como por su decisión de ser madres), lo que hace que tengan que ser más consistentes en su trabajo y su carrera.
  1. Promociónese: Esto se trata en desarrollar una autoconfianza que le permita asegurarse de lo grande que puede llegar a ser en su vida profesional. Tenga certeza de quién es y qué tiene en sus manos, así como hasta dónde puede llegar. Esto puede no resultar fácil, porque muchas mujeres se pueden sentir incómodas porque a veces sienten que deben poner las necesidades de los demás por encima de las suyas.
Pero es importante ser consciente de dónde se quiere llegar y saberse “vender”, valorando sus cualidades y conocimientos, exigiendo el salario que les corresponde y no sintiéndose menos que los demás en ambientes de reunión.

http://www.finanzaspersonales.com.co/trabajo-y-educacion/articulo/como-una-mujer-sobresale-en-el-trabajo/59753?utm_source=finanzaspersonales&utm_medium=correo&utm_campaign=2016_03_12