viernes, 31 de julio de 2015

Le llegó la hora al Gobierno de actuar

La discusión del Presupuesto de 2016 es el proyecto clave en materia legislativa. El Congreso de la República no tiene, por ahora, una agenda económica abundante.

Al gobierno Santos le llegó el momento de mostrar sus cartas en materia fiscal. ¿Se le medirá la Casa de Nariño a tomar las decisiones necesarias para impedir una destorcida?

La situación económica que atraviesa el país exige cada vez más de un análisis tranquilo y profundo que indique soluciones a los problemas que está padeciendo el aparato productivo nacional. Analistas y líderes de opinión ya se han puesto a la tarea. Lo que Colombia está enfrentando es el resultado de acumular, durante un tiempo importante, déficits gemelos; es decir, un amplio hueco en las cuentas externas y un déficit fiscal estructural.

Una de las conclusiones más claras es que se necesita iniciar un plan de ajuste que impida que las cosas se salgan de cauce y que el impacto que sufra la economía sea muy grande.

Según el exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en 2016 el Gobierno tendrá que buscar recursos para cubrir un déficit de $31 billones (3,6% del PIB). Apretarse el cinturón parece inevitable y a nadie le puede caber duda de que lo que toca es sanear las cuentas. Por el momento, el indicador que está mostrando más claramente el tamaño del problema es el déficit en cuenta corriente, pues ya llegó a 7% del PIB en el primer trimestre de este año y, aunque muchos lo ven corrigiendo a la baja en el resto del año, es claro que en el mejor de los escenarios estará cerca al 6%, nivel aún preocupante. Armando Montenegro, chairman de BTG Pactual, advirtió durante un evento en el que se analizaron las perspectivas del dólar, que estos niveles de déficit externo ya parecen ser estructurales. Además, según el propio Marco Fiscal de Mediano Plazo, la cuenta corriente mantendrá una senda deficitaria cercana a 4,5% del PIB hasta 2026.

Esto significa que el Gobierno sigue considerando que habrá la suficiente inversión para financiar un hueco de esas dimensiones. El problema es que la inversión extranjera mostró una caída de 26% en el primer trimestre de este año, obviamente porque la inversión petrolera se desplomó prácticamente en esa misma proporción.

Si bien el ajuste en la cuenta corriente ya se está dando, lo cual queda demostrado con la devaluación del peso por encima de los $2.700 y una caída en las importaciones, lo preocupante es que las exportaciones no están respondiendo al mismo ritmo. El país se va a demorar un par de años en preparar de nuevo su aparato productivo para competir en el exterior, pues al fin de cuentas la reciente devaluación del peso, que le suma competitividad de precio a las exportaciones colombianas, es el cierre de un ciclo de revaluación que duró prácticamente una década.

La codirectora del Banco de la República, María Fernanda Maiguashca, aseguró, refiriéndose a la situación económica de los últimos años, que “no veníamos de un mundo en el que las exportaciones nos estuvieran generando crecimiento”. Si el ajuste en el comercio internacional no nos garantiza el saneamiento de las cuentas, es necesario concluir que el choque en los “términos de intercambio” hay que acompañarlo con un ajuste en el gasto. En este frente, el que tiene la obligación de dar ejemplo es el gobierno central; en sus manos está equilibrar la ecuación.

Aquí es donde no se han visto buenas señales. El presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), Sergio Clavijo, en su más reciente informe semanal señaló que de aquí a 2018 los faltantes fiscales son de 2,6% del PIB y que de ahí a 2022 aumentan a 3,5% del PIB.

Al interior del Gobierno parece haber conciencia del tema. En las próximas semanas el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, radicará ante el Congreso de la República el Proyecto de Presupuesto de 2016 y ya anunció que incluirá un recorte a la inversión cercano a los $5 billones. Sin embargo, no se ha hablado de recorte en gastos de funcionamiento, por lo que el ajuste anunciado parece ser insuficiente.

Por el lado del gasto es necesario considerar qué rubros pueden ser recortados en este nuevo escenario. Por ejemplo, el Gobierno debería revivir el debate sobre los onerosos y disfrazados subsidios a los combustibles. Según el Marco Fiscal de Mediano Plazo, el Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles (FEPC) cerró 2014 con un déficit acumulado durante los últimos seis años por $5 billones. Eso equivale al recorte de inversión que anunció el ministro Cárdenas. Es decir, las medidas de ajuste presupuestal que invoca el Gobierno apenas le alcanzan para cubrir el déficit que abrió en los últimos años una política completamente regresiva como la de subsidiar los combustibles. Liberar los precios de la gasolina y el ACPM podría significar ahorros de por lo menos $1 billón anual y daría una señal clara de compromiso del Gobierno con mantener la salud de las finanzas públicas.

De otra parte, es necesario mirar las condiciones en las que actualmente se están entregando subsidios. Todo parece indicar que la economía colombiana está altamente subsidiada y esto no solo representa un gasto para el erario, sino que genera incentivos que afectan la competitividad en muchos sectores. Aquí es necesario hacer bien las cuentas.

Sin lugar a dudas, la otra decisión que tiene que adoptar el Gobierno es medírsele a presentar la reforma tributaria estructural este semestre: modernizar el estatuto parece ser una salida inevitable. Además de aliviar las cargas al sector productivo, corresponde ampliar la base de contribuyentes y modificar el estatuto del IVA para generar mayores ingresos.

Estas son apenas unas de las medidas propuestas. Muchos analistas ya lo están advirtiendo con claridad: mientras más se demoren las autoridades en tomar el toro por los cuernos, las necesidades de ajuste serán más grandes. Una de las costumbres que hay que erradicar de la cultura política colombiana es la de aplazar las decisiones que, por muy dolorosas que sean, despejan el panorama para los próximos años. El Gobierno tiene la última palabra.

jueves, 30 de julio de 2015

Errores administrativos de las EPS, principal causa de la crisis de la salud en el país

Las deudas de las Empresas Promotoras de Salud (EPS) a los hospitales y clínicas del país solo evidencian una cosa: mala administración.

Así lo concluyen los expertos y directivos gremiales quienes ven en los errores administrativos la causa principal, aunque no la única, de la crisis de la salud que ayer llevó a varios plantones en diferentes ciudades.
Juan Carlos Giraldo, director de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (Achc), considera que el esquema de EPS debería evolucionar y convertirse en un gerente intermedio.
Según el director de la Achc en el mediano plazo hay que hacer una agenda tributaria especial para el sector salud y laboral y asegura que existen las propuestas de un cambio de modelo en donde se plantea la eliminación de las EPS y el retorno de un modelo público de salud, administrado por el Estado y manteniendo el sector privado como prestador de servicios.
Pero este no es el único problema también está el hecho de que los recursos destinados por el Ministerio de Salud ($1,5 billones) no sean suficientes para aliviar la situación. Carolina Corcho, vocera de la Mesa Nacional por el Derecho a la Salud, señaló que “nos preocupa que el Gobierno no tenga soluciones estructurales para una crisis que viene siendo anunciada desde hace varios años. Esta crisis hospitalaria no es un tema nuevo para el ministro de Salud. Hoy es más evidente porque no solo están en crisis los hospitales públicos, sino que entran también los privados”.
Corcho aseguró que las medidas adoptadas por el ministro Gaviria insisten en profundizar el modelo responsable del colapso de todo el sistema de salud colombiano. “Pretender que en regiones como Chocó, donde 90% la población en su mayoría es de régimen subsidiado, funcione con una lógica de mercado, no va a funcionar. En el momento en que le exijas una rentabilidad a una empresa, no te va a dar un resultado”, dijo. Actualmente, el sistema de salud en Colombia tiene como uno de los organismos de administración y financiación a las EPS.
Esta situación para algunos evidencia la necesidad de tener una reforma estructural a la salud. Sin embargo, el mismo Ministro se ha mostrado esquivo a esta propuesta y asegura que no es necesario una nueva reforma. 
Giraldo refuta la premisa del ministro Alejandro Gaviria de no necesitar una reforma estructural y sostuvo que sobre el fondo único que se plantea, si bien se incluye en el Plan de Desarrollo “es como un Fosyga sin subcuentas”, explicó. Y agregó que las reglas de juego deben ser modificadas. “Eso no se puede a través de un decreto sino en una reforma ordinaria”, concluyó el directivo.
Para 2015, el Gobierno Nacional destinó una partida de $19,1 billones en el Presupuesto General y se han aprobado aportes adicionales. Para hoy continúa el plantón de funcionarios de la salud quienes le solicitan al Gobierno y a las EPS el pago de $12 billones que se le adeudan a los centros asistenciales.

Plantón por la crisis hospitalaria
Este miércoles se realizó el ‘Plantón por la salud de los colombianos’, que reunió distintos sectores de la academia, asociaciones de usuarios y organizaciones médicas, afuera de las instituciones prestadoras de salud, por la crítica situación financiera de hospitales públicos y clínicas privadas. Las instituciones que se han unido a dicho movimiento ascienden a 600 en todo el país y pretenden llamar la atención del Gobierno. La movilización busca la solución para las clínicas y hospitales del territorio nacional, cuya cartera asciende a $12 billones.

miércoles, 29 de julio de 2015

Adoptar BPM y metodologías ágiles de desarrollo aseguran mayor productividad a las organizaciones

¿Qué sucede cuando metodologías ágiles y BPM se juntan?


BPM (Business Process Management) es la gestión de los procesos de las organizaciones de manera que se ajusten a los nuevos estándares del mercado, mejorando el desempeño de cada elemento que compone el negocio, para una mayor productividad y en pro de una mejora continua.

La agilidad en el desarrollo de software remite, por su parte, a hacer foco en el cliente y trabajar en conjunto. Es así que “el desarrollo ágil de software a través de BPM permite que las empresas modelen, automaticen, administren y optimicen cada uno de los procesos del negocio. Aprovechando sus recursos limitados y adaptándolos rápidamente a los cambios continuos del mercado y a las necesidades del cliente”, explica Eugenio García, Ingeniero en Computación y Product Manager de la suite BPM de GeneXus.

En cuanto a las organizaciones, estamos en un escenario en el cual se les exige que sean sumamente competitivas, y un elemento que contribuye a enfrentar esta realidad es mejorar su desempeño a través de la óptima gestión de sus procesos de negocio. 

Para ello se necesita una tecnología que simplifique el desarrollo y el mantenimiento de software, que permita a sus usuarios enfocarse en los negocios y no en la tecnología, lo cual redunda en una mayor productividad en tareas de desarrollo. “Así es GeneXus, -explica García- nos da las herramientas y la agilidad necesaria para poder automatizar procesos incrementalmente e ir validándolos rápidamente con los usuarios, además de automatizar procesos”.

Las mejoras en los procesos, el hecho de tenerlos claramente definidos y un sistema que nos guía en la ejecución de los mismos inciden directamente en la productividad. En Uruguay, por ejemplo, se ha desarrollado en la Oficina Nacional del Servicio Civil, -que se encarga de la gestión de recursos humanos de la administración central del gobierno que abarca Presidencia y todos los Ministerios, unos 90.000 funcionarios en total- un nuevo sistema web que facilita la gestión desde el momento que tienen que asignar un funcionario a su nuevo puesto de trabajo, donde a través de la automatización de este proceso le definen su oficina, horario de trabajo y beneficios que le aplican por ejemplo para el manejo de su licencia según el lugar que le haya tocado trabajar. Además gestionan lo que llaman “presentismo del funcionario”, es decir, justificar todas las salidas en horario de trabajo y también le dan opciones de autogestión al funcionario para que él mismo sea quien pueda solicitar una licencia o pedir la autorización a su jefe de una salida en horario de trabajo. El mismo ejemplo de facilitación de la gestión de procesos se repite en varios países del continente.

A entender de García, el éxito en estos procesos se da cuando logramos entender los problemas de nuestro cliente o potencial cliente, entonces podremos comunicar mejor los beneficios que puede obtener a través del desarrollo de una tecnología flexible: “Queremos que las empresas puedan adaptar ágilmente sus sistemas y procesos en función de las necesidades cambiantes del negocio. De la misma manera que implementen rápidamente las soluciones a un menor costo que las alternativas de desarrollo tradicionales y que la organización conozca en cualquier momento, desde cualquier lugar, el estado y los resultados de sus procesos de negocio. En ese sentido, estamos convencidos de que este paradigma es un cambio necesario que nos da la agilidad que hoy estamos necesitando para poder afrontar los cambios que a nivel de negocios se dan un ritmo cada vez más acelerado”.

martes, 28 de julio de 2015

El sistema pensional colombiano de camino a Grecia

Resolver los huecos en el sistema pensional es una de las solicitudes que le hizo la Unión Europea a los griegos. ¿Qué estamos haciendo para evitar la tragedia?



De esta manera, si el objetivo de los Estados es impulsar la cobertura universal de ingresos para personas en la tercera edad, se debería disponer de los recursos para fondear estas demandas. De no contar con los mismos, los caminos para solventar dicha vicisitud son: aumentar el recaudo de impuestos o promover el endeudamiento nacional (postergando la obligación). En cualquiera de los dos casos, alguien debe pagar la cuenta: esta generación o las siguientes.
Recientemente, y en medio de una profunda crisis económica, los países de la Unión Europea le exigieron a Grecia, entre otros ajustes, hacer modificaciones a su sistema pensional como prerrequisito para evitar la salida de este grupo de países. Como es sabido, Grecia enfrenta un momento de bajo crecimiento económico y altos niveles de deuda pública, principalmente externa (170% del PIB), explicados en parte por fallas en el proceso de asignación de un régimen público de pensiones.

De allí se derivan tres razones que justificarían una reforma. Una de ellas es revelada por los indicadores de Eurostat con corte a diciembre de 2012: a pensiones, Grecia destina 17,5% de su PIB. Además, de cada tres euros que se gastan en ese país, uno está dirigido a soportar dicho gasto. Este valor es superior al del resto de países de la Unión Europea.

La segunda razón es el elevado envejecimiento de la población, lo cual hace que por cada dos trabajadores exista uno pensionado. Al respecto, Ángel Melguizo, jefe de la Unidad para América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la Ocde, aclara que en general “es difícil financiar los sistemas de protección social exclusivamente con impuestos al trabajo cuando la población envejece”.

Además, en Grecia existen excepciones a la regla, las cuales hacen que las personas puedan acceder a una mesada pensional desde los 50 años. Esta particularidad hace que uno de cada cinco pensionados de ese país sea menor de 65 años.

Así las cosas, la mezcla de una población mayor, bajo crecimiento económico, alto nivel de endeudamiento y esquemas laxos para acceder a pensiones, se convierten en un coctel peligroso para la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas y de la garantía de pensión para actuales y futuros jubilados.

Por ello, Melguizo destaca la necesidad de robustecer los sistemas de protección social ante situaciones de bajo crecimiento económico y envejecimiento poblacional.

Los ajustes están a la orden del día en la sociedad que rechazó mayoritariamente las condiciones de rescate financiero de Europa.

¿Y Colombia?

Por varias razones guarda una distancia amplia la fotografía helena con la colombiana. En primer lugar, el endeudamiento público externo del país es de 32,9% del PIB, nivel alto en comparación con años anteriores, pero significativamente inferior en comparación con el país europeo.

Asimismo, al contrastar las estadísticas demográficas del US Census Bureau, para 2015 la población mayor de 65 años en Colombia es 6,9% del total, en el caso griego esta relación es de 20,5% (ver recuadro). Con la misma fuente de información y en el mismo periodo, la población griega, al igual que la japonesa, se reduciría 6,9%, mientras Colombia incrementaría su población en 20,3%.

Otra importante diferencia es que el gasto en pensiones no financiado en Colombia es menor a 5% del PIB, frente a más del 17% observado en Grecia.

No obstante, pese a las notables diferencias, el futuro estaría en entredicho de no realizar ajustes hoy. Por ello, el estudio de la Ocde desarrollado por Christine de la Maisonneuve advierte que la sostenibilidad en el largo plazo del régimen público en Colombia no está garantizado.

Son varios los hechos que sustentan esta posición. Una destacada es la tendencia creciente en el radio de dependencia de Colombia. Como lo expone Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, “Colombia tiene 10 trabajadores por cada adulto mayor, pero en el año 2080 serán, al igual que en el presente griego, de solo dos por cada adulto mayor”.

Lo preocupante –remarca Montenegro– es la alta informalidad, la cual genera un envejecimiento prematuro de la población, porque solo se tienen tres trabajadores por cada pensionado. En la misma línea, Ángel Melguizo indica que “la informalidad laboral incide no solo sobre los trabajadores de menor ingreso, sino también sobre la clase media, lo que limita a uno de cada tres trabajadores, los que aportan regularmente al sistema de pensiones”.

El aumento en las edades de jubilación y el cambio de algunos parámetros del mismo se destacan en la evaluación de la Ocde como elemento para salvaguardar las finanzas públicas, en el caso del régimen de prima media (Colpensiones).

Según de la Maisonneuve, la edad de retiro en Colombia (57 años mujeres, 62 años hombres) es baja comparada con el promedio de la Ocde (63,5 y 65, respectivamente). Por ello, modificar este parámetro es sensato en un país en el que la expectativa de vida aumenta constantemente.

De otra parte, cambiar algunos parámetros generosos de las reglas bajo las que opera Colpensiones haría que el pasivo pensional se redujera en el mediano plazo.

Las soluciones

Si bien Colombia tiene un mejor escenario que el griego, hay señales de alerta que generan preocupación.

Para llegar a un buen sistema de protección social, concluye Melguizo, Colombia podría pensar en implementar reformas de tipo tributario, laboral y pensional. Los recursos tributarios facilitarían la financiación de pensiones con impuestos diferentes, lo que permitiría incluso reducirlos al trabajo y favorecer la formalidad; lo laboral promovería igualmente la formalización del empleo, y lo pensional debería impulsar el aumento de los niveles de cobertura y garantizar eficiencia y equidad.

lunes, 27 de julio de 2015

Pagos electrónicos juegan contra el lavado de activos

“Todas las medidas encaminadas a desincentivar el uso del efectivo y hacer la transición, con la regulación óptima, hacia sistemas de pago electrónico, en un marco de fortalecimiento de la inclusión y educación financiera, se convierten en un elemento clave para utilizar la tecnología en contra de los delincuentes y a favor de la economía y el progreso social”. Estas fueron las palabras de Luis Edmundo Suárez, director de la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf), durante su intervención en el marco del XV Congreso Panamericano de Riesgo de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo, que inició ayer en la ciudad de Cartagena.

Por su parte, Santiago Castro, presidente de Asobancaria, llamó la atención sobre los grandes volúmenes de dinero en efectivo que circulan en la economía mundial y el reto  que tiene la banca frente a la bancarización de los reinsertados, que dejan la informalidad en un escenario posconflicto. 
En el Congreso quedó claro que el lavado de activos es producto de la economía informal,  que busca la manera de blanquearse en la formal; en este sentido son vitales las medidas tomadas, desde el Gobierno y el sector público y privado,  para evitar que los delincuentes utilicen el sistema financiero para lavar activos. 
Frente a esto, Jorge Castaño, superintendente financiero,  dijo que  los gobiernos han entendido la necesidad de llevar a cabo un control efectivo de los flujos financieros para prevenir que el sistema bancario sea usado para blanquear recursos obtenidos de manera ilícita o para financiar actividades terroristas. “La nueva normatividad en lavado de activos ha modificado el secreto bancario, dándole un rol preventivo”, expresó.
Para Castaño, el blanqueo de dinero no puede tener un enfoque estático, sino que se debe adaptar a las nuevas realidades del negocio.  Señaló como retos una mayor integración de los mercados, la sofisticación de las operaciones e instrumentos financieros y el impacto de la adopción de nuevas tecnologías.
Castro explicó que la evolución de los mercados trae nuevas modalidades delictivas.  “En  la banca los criminales pasaron a modelos virtuales, dando lugar al robo de información y fraude informático, que derivan en lavado de dinero”, indicó.

domingo, 26 de julio de 2015

Más de $1.5 billones espera recaudar la Dian en impuesto de renta

impuestos-2013

Desde el 11 de agosto inician los vencimientos para que las personas naturales presenten su declaración para el año 2014.


Santiago Rojas, director de la Dian, sostuvo que este año se estima que más de dos millones de personas están obligadas a presentar la declaración y el récord esperado de recaudo por este concepto es de 1.539 billones de pesos.

Ya comenzó la época para declarar impuestos de personas naturales, si bien los vencimientos empiezan a partir del 11 de agosto se extienden hasta el 21 de octubre; invitamos a los colombianos y a los residentes  fiscales en el país, a que cumplan con el proceso desde ahora“, sostuvo Rojas.

Según la Dian, las personas que deben declarar son empleados cuyo patrimonio bruto en el último año gravable 2014, exceda los 123.682.500 millones, o que sus ingresos brutos obtenidos el mismo período hayan sido superiores a 38.479.000.

Se espera para este año 2.065.233 millones de personas naturales presenten la declaración.

Es importante declarar ya que de no hacerlo las personas serán objeto de unas fuertes sanciones que incluso pueden llegar a significar el 20% de los ingresos que se obtuvieron el año anterior. Las sanciones son muy altas, y es mejor evitarse problemas y contribuir con el país“, precisó.

De acuerdo con las proyecciones de la Dian, el 68.3% de los obligados a declarar se encuentran en Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga y Barranquilla.

sábado, 25 de julio de 2015

Vea quiénes tienen que declarar impuesto sobre la renta

“Soldado advertido no muere en guerra”. Aún faltan 27 días para que llegue la primera fecha de vencimiento del impuesto sobre la renta de personas naturales, pero desde ya la Dian recomienda a los contribuyentes a que no dejen para última hora su declaración.
Según el director de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, Santiago Rojas, desde ya están habilitados todos los mecanismos para la declaración y pago de esta obligación.
Los vencimientos inician el 11 de agosto y terminarán el 21 de octubre, según los dos últimos dígitos de su documento de identidad. El 11 de agosto les corresponderá a los números terminados en 01 y 02 y así sucesivamente, hasta el 21 de octubre cuando lo hagan las personas cuyas cédulas terminen en 99 y 00.
La Dian estima que 2.065.233 personas naturales presenten la declaración este año y que sea recaudado 1,5 billones de pesos por este concepto. El año pasado se recogieron 1,3 billones de pesos.
De acuerdo con estas proyecciones, el 68 % de los obligados se encuentran ubicados en las cinco principales ciudades del país: Bogotá 806.042; Medellín 290.095; Cali 134.078; Bucaramanga 104.894 y Barranquilla 69.710.
‘¿ME TOCARÁ PAGAR A MÍ?’
No todos los que declaran renta tienen que pagar este impuesto y tampoco todos los colombianos deben hacer declaración.
Tome nota de quienes deben declarar y quienes, a pesar de declarar, no tendrán que pagar.
Deben declarar las personas que tengan un salario mensual de $3.265.000 o que hayan ganado $38 millones el año anterior.
Además también tendrán que hacerlo aquellos que hicieron compras con tarjeta de crédito o pagos en efectivo por más de $76 millones en 2014 y quienes tengan un patrimonio bruto de $123 millones de pesos.
En algunos casos, el cumplimiento de la obligación tributaria de la declaración, no necesariamente significará que se tengan que realizar pagos, puesto que al aplicar las deducciones que sean posibles (aportes a seguridad social, pagos de créditos hipotecarios) el valor del impuesto a pagar será “cero”.
Tampoco tendrán que pagar los empleados y trabajadores por cuenta propia, a quienes sus empleadores les realizan retenciones mensuales, pues estas se convierten en “pagos anticipados” del impuesto de renta, es decir, cada mes, cuando el empleador le descuenta al trabajador la retención en la fuente, está anticipando por cuotas el valor del impuesto de renta y no tendría que pagar sumas adicionales al presentar la declaración.
SIGA ESTOS PASOS PARA HACER SU DECLARACIÓN:
- Inscríbase o actualice el RUT, si ya lo tiene. Puede hacerlo a través de la página web.
- Identifique su categoría (empleado, trabajador por cuenta propia, otro).
- Luego identifique el sistema de cálculo a utilizar: Ordinario, Iman o Imas.
- Descargue el formulario para diligenciarlo en www.dian.gov.co
- Declare y adjúntelo en la página de la Dian o llévelo a un punto de atención.
- Finalmente si le corresponde, pague.
“La Dian ha dispuesto el servicio en línea para que todas las personas naturales sin firma digital actualicen el RUT, sin necesidad de acercarse a los puntos de contacto Dian, cada vez que modifiquen datos como: dirección, correo electrónico, teléfonos, actividad económica, fecha de inicio de actividad económica y la adición de nuevas responsabilidades, entre otros,” afirmó la Directora de Ingresos de la Dian, Cecilia Rico.
Así mismo recordó a los obligados, que para declarar es necesario estar inscrito en el RUT; trámite que pueden adelantar agendando su cita en la página web de la Dian en el enlace “Asignación de citas”, o acercándose a un Punto de Contacto Dian y para el cual tan solo es necesario presentar el documento de identidad en original y una fotocopia del mismo.
NO SE EXPONGA A SANCIONES
Según el director de la Dian, 130 mil personas están en proceso de fiscalización y sanción por no realizar su declaración y pago del impuesto sobre la renta en 2014.
Estas personas serán sancionadas hasta con el pago del 20 por ciento de sus ingresos, máxima multa para quien evada su obligación.
ASÍ VA EL RECAUDO DE IMPUESTOS ESTE AÑO
Por su parte, entre enero y junio de este año, el recaudo de impuesto nacionales creció un 6 por ciento, frente al mismo periodo del 2014, así lo reveló el Director General de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales Santiago Rojas Arroyo, al anunciar que a 30 de junio pasado recaudo bruto alcanzado fue de aproximadamente $68 billones, frente a $63.8 billones en el mismo periodo de 2014.
Rojas mencionó que las metas para el acumulado del semestre que definió el Consejo Superior de Política Fiscal (Confis) se están cumpliendo por encima de los 2 billones de pesos.
En cuanto al recaudo bruto correspondiente al mes de junio de 2015, el funcionario precisó que éste fue de $12.3 billones, lo que representa un crecimiento del 10% respecto al mismo mes del año anterior.
Por tipo de impuesto se observa que sobresale el comportamiento de La Declaración del Impuesto sobre la Renta para la Equidad (Cree) que pasó de $5.8 billones en el primer semestre de 2014 a $6.9 billones en 2015, con un aumento del 18%.
En cuanto al a Retención del Cree, pasó de $3.4 billones en el periodo enero – junio de 2014 a $3.7 billones en 2015, con un aumento del 11%.
El recaudo del Impuesto a la Riqueza sumó $2.7 billones, superando en 150 mil millones de pesos la meta establecida para el semestre, logrando un cumplimiento del 106%. Con el impuesto complementario de normalización tributaria, se logró que los colombianos declararan activos por $2.8 billones, y se recaudaron 280 mil millones de pesos, constituyéndose en un mecanismo efectivo para la lucha contra la evasión.

viernes, 24 de julio de 2015

El país debe prepararse para un dólar sobre los $3.000

Los niveles más altos de la divisa estadounidense en los últimos 12 años se registraron en febrero del 2003.

Aunque el precio del dólar se encuentra en niveles que no se veían hace 11 años, pensar en una tasa de cambio que el próximo año supere los $3.000 no es una idea descabellada para los expertos. Incluso, sostienen que factores como el choque en los términos de intercambio que ha registrado el país, y la caída de los precios del petróleo, le traerán presiones a la divisa durante los meses que vienen.
El CEO de la firma BTG Pactual, Armando Montenegro (quien ha sido presidente de Anif y director del DNP), advirtió durante un foro organizado por la firma Corficolombiana que la tasa de cambio –que ya se ha situado en niveles de $2.700–, “se va a mantener y probablemente a subir un poco hacia finales de este año”.
Esto significa, según sus estimaciones, que el dólar puede llegar a bordear los $2.900 al cierre del 2015. Sin embargo, Montenegro sostiene que “las condiciones de la economía colombiana y del resto del mundo probablemente van a llevar a un dólar de $3.000 o incluso, a los $3.250”.
Y más allá de la caída del precio del crudo (que ayer cerró en US$50 por barril WTI y que ha recibido las presiones de la reincorporación de Irán a la escena petrolera), Montenegro advirtió que razones como la financiación del déficit en cuenta corriente colombiano, y una posible alza de tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), pueden llevar a que el dólar pase los $3.000 sin problema.
“El año que viene habrá la misma escasez de dólares que se presenta ahora. Sin embargo, la devaluación actual es buena porque con un dólar caro los exportadores reciben más pesos por sus productos”, aseguró el directivo de BTG Pactual.
Sin embargo, sus previsiones apuntan a que el Banco de la República deberá estar atento al comportamiento de la inflación, en caso de que el 2016 tenga un dólar de $3.000. “No hay razones para que el Emisor salga a intervenir el mercado. Ese ajuste es necesario para la economía”.
Según datos de la Superintendencia Financiera de Colombia, los niveles más altos de la divisa en los últimos 12 años se registraron en febrero del 2003. En ese momento esta llegó a un promedio de $2.968,88.
Entretanto, la codirectora del Banco de la República, Ana Fernanda Maiguashca, recordó que el país recibió un choque en los términos de intercambio que no estaba entre los cálculos de los analistas. “Es precisamente por el choque de términos de intercambio y por una caída en el petróleo (principal producto de exportación colombiano) que empezamos a ver una reacción en el tipo de cambio”.
Y según Maiguashca, esa variación en los términos de intercambio del país tendrá una cierta persistencia. “Es presumible que esos niveles de intercambio nos acompañen un buen tiempo. El hecho de que estemos hablando de un cambio persistente, muestra que hay una nueva realidad con la que tendremos que convivir por un tiempo relativamente largo. La economía va a tener que hacer un ajuste”.
Adicional a estos factores, la Codirectora recordó que los mercados están a la expectativa de un cambio de política monetaria por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, lo cual “genera nerviosismo en el tipo de cambio”.
Por otra parte, frente a una intervención por parte del Emisor en el mercado cambiario, Maiguashca dejó claro que la reacción de la tasa de cambio está alineada con la dinámica de la economía y que en este momento intervenir no sería algo deseable.
A su turno, Andrés Pardo Amézquita, director de Investigaciones Económicas de Corficolombiana, señaló que el proceso de ajuste que tendrá la economía nacional en sus cuentas externas llevará a que la tasa de cambio pueda lograr un punto de estabilidad en el 2016.
Asimismo, Pardo estimó que el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos del país será más elevado en el primer semestre del 2015 que en el segundo. Si la ampliación del déficit vino acompañada de un aumento del dólar en Colombia, indicó, una reducción del déficit debería reducir las presiones al alza sobre la divisa en la segunda mitad del 2015.
De acuerdo con las previsiones hechas por Pardo, el dólar puede estar el próximo año por debajo de los $3.000.
Entretanto, señala Corficolombiana, la tasa de cambio promedio para este año se puede ubicar en un promedio que oscila entre los $2.450 y $2.500. “Esta podría rozar niveles de $2.800 a $2.850”.
Igualmente, la firma consideró que el flujo de inversión extranjera directa será menor que en años anteriores. Aun así, esos montos “continuarán financiando el déficit de la cuenta corriente”.
DÓLAR, DE NUEVO AL ALZA
Durante la apertura de la jornada de ayer, la moneda comenzó escalando $14 y llegando a tocar los $2.727. Entretanto, el máximo nivel registrado fue de $2.739 y el mínimo de $2.719.
El precio de cierre de la moneda estadounidense fue de $2.739 y el precio promedio alcanzó los $2.727,23.

jueves, 23 de julio de 2015

Conozca cuándo y cuál es el monto para declarar renta este año

A partir del 11 de agosto inician los vencimientos para las más de dos millones de personas naturales que la Dian estima están obligadas a pagar renta. El proceso se realizará con los dos últimos dígitos de la identificación tributaria, Nit, y empezará con el 01 y 02 el 11 del octavo mes. De allí por día calendario cambian los números, se puede consultar en la página web de la entidad, la fecha que le corresponde que empezará a correr hasta el 21 de octubre.

El director de la entidad, Santiago Rojas, precisó que de acuerdo a las proyecciones esperan un recaudo de $1,5 billones por personas naturales. De igual manera agregó que quienes deben declarar son aquellos que en el año gravable (2014) obtuvieron un patrimonio bruto de $123,6 millones, o aquellos cuyos ingresos en ese periodo superan los $38,4 millones. Es decir, cerca de $3,2 millones al mes. 
De acuerdo con estas proyecciones, 68,03% de los obligados se encuentran ubicados en las cinco principales ciudades del país, así: Bogotá 806.042, Medellín 290.095, Cali 134.078, Bucaramanga 104.894 y Barranquilla 69.710.
Para finalizar, Rojas señaló que en lo corrido del año el recaudo va en $67,9 billones, es decir 6% más si se compara con junio de 2014, cuando fue de $63,8 billones y que la meta de este año es recaudar $123,5 billones brutos. 
Por su parte,  el siguiente año se espera subir en $10 billones la meta, de los cuales $4 billones serán por la conocida Ley Anticontrabando y evasión y $6 billones adicionales por mayor tributación.

miércoles, 22 de julio de 2015

Cómo declarar renta a través de Internet

Foto archivo RCN La Radio

La Dian explicó que con las ayudas virtuales y los nuevos sistemas informáticos, este año se espera reducir la evasión tributaria.




La  Directora de Recaudo de la Dian, Cecilia Rico,  aseveró que este año se ofrecieron un conjunto de herramientas digitales para que los contribuyentes puedan facilitar el proceso de declaración de renta que este año, espera sumar la cuantía de 1.5 billones de pesos. 

La Dian ha dispuesto en su página web, www.dian.gov.co, un conjunto de herramientas que el ciudadano puede consultar, para identificar, primero si está obligado a declarar, segundo en que formulario lo puede hacer y además, se ha colocado un programa de ayuda que está elaborado en Excel, en donde la persona introduce los datos y elabora su proyecto de declaración“, indicó la funcionaria.

El programa ‘Renta ayuda’, sólo requiere que el usuario tenga a la mano la documentación necesaria con la que se adelanta la declaración.

De otro lado, la entidad estima que este año serán 2 millones 65 mil personas aproximadamente, quienes deban presentar su declaración de renta, representando un aumento de 30 mil personas en comparación con el año anterior.

El recaudo que esperamos es de 1.5 billones de pesos por cuanto la mayoría de las personas ya fueron objeto de retención el año anterior y la tabla de retención está calculada de manera tal, que la suma de retenciones que le practican en ese período, equivalga al impuesto de renta que finalmente debe declarar“, señaló la Directora de Recaudo de la Dian.

Frente a las fechas oportunas de pago, la funcionaria de la Dian recordó que en la página web de la entidad se podrá encontrar fácilmente el calendario estipulado bajo el cual se rige el país.

martes, 21 de julio de 2015

La opción que pocos conocen para invertir su dinero

¿Qué pensaría sobre una posibilidad que le permite invertir en un negocio sin que usted lo administre directamente? Se trata de una opción poco conocida pero que puede resultar interesante para muchos. 

La opción que pocos conocen para invertir su dinero 
La opción que pocos conocen para invertir su dinero
Cuando tiene un dinero ahorrado y quiere invertirlo son muchas las opciones que puede encontrar en entidades financieras: desde los CDT’s, cuentas de ahorro, fondos de inversión colectiva, acciones, etc. Pero también hay otros mecanismos que, incluso, son únicos en el mundo: se trata de los derechos fiduciarios.

Aunque suene algo complicado, realmente es una cuestión sencilla de inversión y aplica, por lo general y en su mayoría, para proyectos inmobiliarios, es decir, de construcciones, como hoteles o centros comerciales.

Quizás recuerde que hace algunos años este fue un mecanismo que empezó a promocionarse mucho en proyectos de nuevos hoteles que prometen ser grandes negocios. Pues bien, los derechos fiduciarios son una forma en la que usted “compra una participación en un proyecto” y se beneficia de los rendimientos que ese proyecto (o negocio) pueden llegar a generar.

Según explica Ernesto Villamizar, presidente Fiduciaria de Credicorp Capital, los “derechos fiduciarios existen desde 1970, pero de manera más conocida desde 1991 cuando hubo separación de fiduciarias de bancos”.

¿Cómo funciona?

Lo que normalmente hay es un promotor o gestor de la inversión, por ejemplo, una inversión para construir un hotel. Estos promotores están generalmente en una sala de ventas, explicando en qué consistirá el proyecto.

“La plata de los inversionistas se aporta a la fiduciaria para que una vez se den las determinadas comisiones, los recursos entren a un fideicomiso. Mientras, se invierten en un FIC (una especie de cuenta) absolutamente conservador” explica Villamizar.

Esto quiere decir que su plata tendrá todas las condiciones de seguridad mientras el proyecto empieza a darse. En el ejemplo del hotel, mientras se consigan los permisos de construcción y demás para iniciar el funcionamiento, su dinero estará guardado para que luego se convierta en ese “derecho fiduciario”.

El experto de Credicorp señala que una vez se den las condiciones (como de licencia de construcción y demás permisos para empezar a construir), los recursos de los inversionistas que estaban invertidos en el FIC pasan al fideicomiso. En ese momento el inversionista ya tiene un derecho fiduciario.

Con ese fideicomiso, para el ejemplo del hotel, a través del promotor (quien está en la sala de ventas) se construye el hotel y luego de establecer quién va a administrar el negocio (por lo general grandes cadenas hoteleras) empiezan a operar y luego de eso, el negocio debería generar unas rentabilidades, que es lo que se reparte en el tiempo a los inversionistas.

¿Qué tiene el inversionista? Un derecho fiduciario que le da derecho a un porcentaje dela propiedad sobre el hotel y a recibir unos flujos futuros si esos se dan. El inversionista tiene derecho a que le rindan cuentas y de estar informado sobre el negocio.

La explicación

Estos derechos fiduciarios se logran gracias a la existencia de un fideicomiso que simplemente es el nombre que se le da a un “mecanismo, que es un vehículo que permite asociar a personas a inversionistas para hacer un negocio en vez de que dos personas hagan una sociedad, que es lo que se estila, pueden hacer un fideicomiso “vamos a comprar un local, dos inversionistas”. Y cada uno de nosotros tiene el 50% de los derechos fiduciarios”, explica como ejemplo Villamizar.

Esto quiere decir que el dinero que se reúne cuando las personas compran los derechos fiduciarios queda en ese “fideicomiso”, que reemplazan las sociedades o que complementa las sociedades para facilitar los negocios o para facilitar la vida.

Cuando le ofrecen derechos fiduciarios, le ofrecen como participación en proyectos, tiene que mirar qué negocio está haciendo porque cada negocio fiduciario y cada derecho, es diferente a otro. Y es un deber suyo obtener toda la información.

Es por eso que antes de invertir, debe saber en qué está invirtiendo, qué le ofrecen, la letra menuda, “infórmese que conlleva desde el punto de vista jurídico, financiero tributario la inversión que está haciendo”, sugiere el experto Villamizar.

El paso a paso

1. Encontrar un proyecto inmobiliario de su interés a través de agencias promotoras. Puede encontrar algunos por internet buscando “proyectos con derechos fiduciarios”
2. Infórmese muy bien sobre todo el proyecto y cómo funciona. Lea la totalidad de las condiciones.
3. Si está de acuerdo, le gusta y entiende en lo que está, se debe vincular a una fiduciaria y firma una serie de contratos.
4. Luego debe hacer el pago o su inversión que irá, inicialmente, a una cuenta FICS.
5. El proyecto se empezará a desarrollar y ya tendrá su derecho fiduciario cuando el dinero pase al fideicomiso. Lo único que debe hacer es mantenerse informado al respecto (labor de la agencia promotora).
6. Cuando el proyecto ya entra en operación, cada año normalmente hay una asamblea donde se informa cómo va el hotel y se presenta estados financieros.

Las características

En cuanto al monto de inversión o la cantidad de dinero que debe tener, dependerá de las condiciones del proyecto y de la cantidad de aportantes y de cuantos se puedan comprar. De acuerdo con Villamizar, “normalmente este tipo de temas son por encima de $100 millones”.

En lo que respecta a la rentabilidad o a las ganancias, también dependerá de cómo funcione el negocio. El experto de Credicorp señala que los rendimientos “normalmente son superiores a las de un CDT de 90 días pero tienen un riesgo totalmente diferente y es importante que inversionista entienda”.

Finalmente, este es un tipo de inversión del que debe informarse muy bien pero, por lo general, puede ser una buena opción, ya que el sector de la construcción por lo general siempre es uno de los que más jalona la economía colombiana.

No obstante, asegúrese de entender cómo funciona, piense si realmente ve que puede ser un buen negocio (como si se tratara de que usted lo fuera a montar) y recuerde que este es un negocio de inversión y no de ahorro. Finalmente, tenga todas las precauciones de que las entidades estén vigiladas y sean totalmente legales. 

lunes, 20 de julio de 2015

Perspectivas fiscales

Vale la pena un breve análisis de un factor que podría estar afectando la confianza de los inversionistas del mercado de deuda pública local.

En semanas recientes se han observado presiones alcistas en las tasas de los títulos de deuda pública, especialmente en los bonos de largo plazo, hecho que contrasta con los menores riesgos sobre próximos aumentos de las tasas de interés en EE.UU. y con el espaldarazo de las calificadoras de riesgo a Colombia al mantener el rating BBB o del FMI ampliando la línea de crédito flexible. Por lo tanto, vale la pena un breve análisis de un factor que podría estar afectando la confianza de los inversionistas del mercado de deuda pública local.


A mediados de junio, cumpliendo con una obligación legal, el gobierno nacional dio a conocer un documento denominado Marco Fiscal de Mediano Plazo en el cual se presentan básicamente tres temas relevantes para las perspectivas ficales:
  1. La actualización del plan financiero del año en curso;
  2. La primera versión del plan financiero del siguiente año; y
  3. Una visión general pero argumentada numéricamente sobre la senda esperada del balance fiscal y el endeudamiento público en un horizonte de 10 años, con base en unos supuestos macroeconómicos que también son puestos a disposición del público.
En resumen, las estimaciones fiscales oficiales prevén una ampliación del déficit fiscal para el GNC (Gobierno nacional Central) de 2,4% del PIB en 2014 a 3% en 2015 y 3,6% en 2016, año en el cual se espera que el balance fiscal comience un retorno progresivo a niveles de 1% del PIB en 2023. Esto se soporta en estimaciones de crecimiento económico de 3,6% para 2015, 3,8% para 2016 hasta llegar a niveles de 5% en 2020 y 2021. Y a partir de allí surgen las principales críticas, toda vez que las proyecciones de actividad económica están por encima de las del mercado.

No obstante, el mayor riesgo sobre las finanzas públicas corre por cuenta del precio y la producción de petróleo, más que sobre el crecimiento económico, el cual tampoco se espera que caiga por debajo de 3%. Al respecto, el plan financiero 2016 menciona que el diferencial entre el precio spot (de contado) y el precio de largo plazo estimado por el comité de expertos de la regla fiscal es de US$26 por barril (US$48 vs. US$74), lo que generaría un desbalance fiscal de 1,1% del PIB. Entre tanto, la estimación del comité técnico de la regla fiscal para la canasta colombiana en 2016 es de US$52,6 y el nivel de largo plazo es de US$63,5 por barril, niveles acordes a la nueva realidad.

El desbalance fiscal generado por un crecimiento económico proyectado para 2016 (3,8%), inferior al PIB potencial estimado por el comité de expertos (independientes) de la regla fiscal (4,3%), estaría alrededor de 0,3% del PIB, lo cual refleja, a todas luces, que el efecto más negativo se debe al menor precio del petróleo. Esto, teniendo en cuenta que las expectativas de crecimiento económico tanto para este año como para el próximo están hoy alrededor de 3,2%.

¿Cómo cerrar la brecha entre 15,6% del PIB de ingresos públicos y el 19,1% del PIB de gasto público que se generará a partir de 2016, y que podría ser ligeramente mayor si el crecimiento económico estuviera más cercano al 3,2% que espera el consenso del mercado?

La construcción de infraestructura puede ayudar a moderar este diferencial de 3,5% del PIB, aunque su verdadero impacto sobre el PIB potencial solamente comenzará a observarse con claridad a partir del 2021, cuando empiecen a entrar en operación algunas vías que contribuirán a mejorar los costos de transporte, aportando al crecimiento de la productividad.

Por el lado de los ingresos, pese a que en los planes financieros 2015 y 2016 se reconoce el efecto del menor precio del petróleo al bajar la participación de los ingresos por recursos de capital (cuyo principal componente son los dividendos de Ecopetrol) de 2% del PIB en 2014 a 0,6% del PIB en 2016, el inconveniente es que de ahí en adelante se hace el supuesto de que el 0,6% del PIB en este rubro se mantiene constante. Sin embargo, esto requeriría que el mismo crezca al ritmo de la economia (entre 6% y 7% anual), lo cual parece poco probable si se tiene en cuenta el precio de petróleo de largo plazo y la dificultad de mantener el ritmo de producción de crudo a niveles de un millón de barriles día.

Adicionalmente, en cuanto al recaudo tributario el marco fiscal de mediano plazo contempla que éste pasa de niveles de 14,3% en 2014 hasta 15,4% del PIB en 2021, lo cual permitiría que los ingresos totales crecieran hasta el 16.7% del PIB. No obstante, hay que recordar que impuestos transitorios como el GMF y el impuesto al patrimonio que hoy representan cerca del 1,4% del PIB, se reducirián significativamente a partir de 2019, por lo cual es indispensable que la reforma tributaria que se está analizando hoy y que será presentada el próximo año, no solamente cubra ese 1,4% del PIB sino algo cercano al 0,3% del PIB de menores recursos de capital, adicionales a los contemplados en las cifras oficiales vigentes.

Si el crecimiento económico se mantuviera entre 3% y 3,5% y se compensaran los ingresos dejados de percibir por impuestos transitorios y algo más de ingresos petroleros, el déficit fiscal podría reducrise a niveles entre 2.5% y 3.0% del PIB hacia 2020 y en adelante, pero este escenario supone que los gastos del gobierno siguen la senda estimada en el marco fiscal de mediano plazo. Aún en ese caso, lo que parece difícil de alcanzar es la meta de la regla fiscal que contempla un deficit fiscal de 1,9% del PIB en 2018, teniendo en cuenta que la posibilidad de desviarse de este nivel temporalmente lo da la brecha entre el precio del petróleo de largo plazo y el precio promedio de la vigencia fiscal previa, y muy probablemente en ese momento ya no exista esta brecha.

Con respecto al gasto público, en el marco fiscal de mediano plazo presentado hace 10 años, los supuestos macroeconómicos no fueron tan lejanos a la realidad. El gran descalce tuvo que ver con la trayectoria estimada de gasto público, ya que se suponía que a partir del año 2007 este rubro crecería por debajo del PIB, hecho que no ha sido realidad. En efecto, desde 1994, no ha habido más de dos años consecutivos en que el gasto público haya crecido por dabejo del PIB.

Precisamente, con las cifras disponibles hace 10 años el nivel de gasto sobre PIB era del 16,5%, mientras que a cierre de 2014 este se ubicó en 19,1% del PIB, por lo cual, la senda de gasto público proyectada en el actual marco fiscal de mediano plazo que incluso a partir de 2017 se reduce a 18,8% del PIB hasta alcanzar el 16,7% del PIB en 2026, luce poco creíble. Reducir los gastos de endeudamiento requeriría tener menores tasas de interés y el escenario a mediano plazo es el contrario; reducir los gastos de funcionamiento es algo que no ha psado en la historia de los últimos 20 años (excepto en la recesión de 1999) y los gastos de inversión tienen compromisos adquiridos que no lucen tan flexibles (viegncias futuras y programas sociales).

En conclusión, aunque no es de esperar un deterioro fiscal mayor al contemplado para 2016, regresar a niveles menores que incluso logren cumplir con los niveles estipulados en la regla fiscal no se ve muy probable sin esfuerzos por el lado del gasto. El problema es que con un gobierno que da señales contrarias en este sentido cuando las protestas las soluciona con compromisos futuros de gasto público, o con la ausencia de estimaciones creíbles del costo de un eventual proceso de paz con la guerrilla, las perspectivas fiscales de mediano plazo no lucen tan creíbles, a pesar del gran esfuerzo hecho por el sector formal colombiano en las últimas décadas, soportando el crecimiento de los ingresos públicos vía impuestos. 

domingo, 19 de julio de 2015

La multitud lo sabe bien

Haz que tu producto sea el mejor, y no importará cuánto dinero invierta la competencia en campañas de mercadotecnia. Con la ayuda de las redes sociales, cualquier negocio puede poner su marca ante la vista del público.

Veinte años es mucho tiempo para dedicarlo a cualquier proyecto, ya no digamos a desarrollar un solo producto. Mi temor es que si no realizas un esfuerzo concertado para llevar pronto lo que tengas al mercado, quizá nunca suceda.

Después de pasar dos décadas en su desarrollo, no estoy más cerca de llevar mi producto al mercado. Además, tengo en contra a los gigantes corporativos que tienen millones de dólares para invertir en esfuerzos de mercadotecnia. Así que, aun cuando mi producto quizá sea superior, no puedo conseguir impulso financiero.
He considerado el financiamiento colectivo en línea, pero siento que de algún modo esta estrategia abaratará mi concepto en general. ¿Algún consejo?
— Andrew Barlay
Primero lo primero, Andrew: ¡Desearía que hubieras mencionado qué tipo de producto estás desarrollando! Veinte años es mucho tiempo para dedicarlo a cualquier proyecto, ya no digamos a desarrollar un solo producto. Mi temor es que si no realizas un esfuerzo concertado para llevar pronto lo que tengas al mercado, quizá nunca suceda.
Ahora, hay algunos ejemplos a lo largo de la historia de emprendedores que invirtieron enormes cantidades de tiempo y energía en un producto. Por ejemplo, Sir James Dyson, el inventor británico, construyó 5,126 prototipos sin éxito antes de perfeccionar su famosa aspiradora. “Uno aprende de sus fracasos”, explicó en una entrevista. “No se aprende de los éxitos”.
La visión y determinación de Dyson fueron notables, y el producto que eventualmente creó fue tan sólido que no necesitó buscar fuera ayuda extra para crear su negocio multimillonario. El suyo fue un admirable camino hacia el éxito, pero no es uno que todos los emprendedores puedan seguir.
Localizar fondos para una empresa emergente es bastante desafiante, pero los emprendedores en ciernes tienen hoy más opciones que nunca antes; especialmente los emprendedores que verdaderamente creen en sus ideas, como tú. Además de los muchos grupos de inversión que están buscando asociarse con nuevas empresas, abundan las opciones de préstamos asequibles.
El mayor obstáculo que enfrentas es que todos promueven su producto o servicio ante los potenciales inversionistas como el mejor y el más sólido, con poco beneficio. Cuando todos afirman lo mismo, es casi imposible lograr que tu producto destaque. E incluso cuando tu idea supere al resto, es difícil convencer a la gente de sus méritos cuando nadie ha usado realmente tu producto.
El financiamiento colectivo es una manera brillante de superar estos obstáculos porque los beneficios van más allá de recaudar dinero. Principalmente, el financiamiento colectivo pudiera validar tu idea: si tu producto es verdaderamente el mejor, la gente lo respaldará; si no está a la altura, la gente lo evitará. Y aun cuando no recaudes mucho dinero, simplemente alcanzar tu meta demostrará que un grupo básico de potenciales consumidores apoya lo que estás haciendo. Este apoyo hará que tu esfuerzo para la siguiente ronda de financiamiento sea mucho más fácil.
También puede funcionar al revés. Virgin StartUp en el Reino Unido se asoció recientemente con la plataforma de financiamiento Crowdfunder para dar a emprendedores en ciernes que reciben nuestros préstamos a tasas de interés reducidas la oportunidad de acceder a respaldo financiero adicional. Hemos encontrado que nuestros emprendedores tienen una mucha mejor oportunidad de alcanzar sus metas, ya que la multitud de potenciales inversionistas puede ver que ya han recibido nuestro voto.
La preocupación acerca de que tu producto se abarate al seguir una estrategia de financiamiento colectivo no es práctica, ya que los aspectos positivos superan en gran medida a las desventajas. Como hemos estado explorando en nuestra serie “The Crowd” en Virgin.com, en estos días todo tipo de empresas, desde aerolíneas y nuevas películas hasta empresas de ropa y restaurantes, han recibido financiamiento a través de sitios de financiamiento colectivo.
Así que, desde la perspectiva externa, Andrew, parece que realmente estás en una buena posición para presentar tu idea a la multitud. Pocas estrategias son tan emocionantes; es accesible, sencilla y tiene la capacidad de actuar como una herramienta de relaciones públicas, ya que el interés se dispara en torno a las campañas más exitosas.
Haz que tu producto sea el mejor, y no importará cuánto dinero invierta la competencia en campañas de mercadotecnia. Con la ayuda de las redes sociales, cualquier negocio puede poner su marca ante la vista del público, sin importar cuán pequeño sea el presupuesto de mercadotecnia.
La mejor de las suertes con cualquier ruta que elijas. Pero no esperes demasiado; ¡no hay ningún momento como el presente!
Richard Branson